Presidente Duque responde a denuncias del New York Times y defiende la recaptura de "Santrich"

Durante el taller Construyendo País que se llevó a cabo en Nariño, el presidente Iván Duque expresó que la Fuerza Pública no puede ser tratada como criminales, refiriéndose a la denuncia del diario norteamericano, respecto a la aparición de un nuevo patrón de "falsos positivos". También se refirió al caso del exjefe guerrillero.

Presidente Iván Duque.El Espectador: Óscar Pérez

En medio de preguntas por el rumbo del país, el poder de sus instituciones y de la cuestionante imagen que dejó la recaptura de Zeuxis Pausias Hernández Solarte, más conocido como ‘Jesús Santrich’, el gobierno realizó este sábado otro taller Construyendo País. Desde Nariño el presidente Iván Duque retomó su total apoyo a la decisión de la Fiscalía de acatar la decisión de un juez de mantener al excomandante privado de la libertad y su intención como jefe de Estado de extraditarlo.

“Queremos ser claros: entendiendo todos los argumentos de la separación de poderes respaldamos la decisión de la Procuraduría de apelar ese fallo y además de buscar que se cumpla lo que ha debido ocurrir desde hace mucho tiempo y era la extradición de ese ciudadano que había realizado una operación de narcotráfico y claramente es una reincidencia que ofende a las víctimas”.

Además, retomó  el tema del exguerrillero Dimar Torres, asesinado a manos de la fuerza militar en Norte de Santander. Luego de sus declaraciones del 17 de mayo, en el que mandatario y el ministro de Defensa Guillermo Botero explicaron que se había vinculado al coronel Jorge Armando Pérez porque habría ocultado la información del crimen, Duque dijo que "No se puede decir que estas fuerzas están con personas que deshonran este uniforme. Son los mismos miembros de la fuerza pública los que deben tener el deber de denunciar si hay algún miembro que esté deshonrando el unifome. Esos casos de crímenes o de violaciones de DD.HH que son manzanas podridas hay que enfrentarlos con determinación"

Por otro lado, manifestó que es su responsabilidad liderar la lucha contra el narcotráfico, actividada que para el jefe de Estado origina los problemas de orden público que actualmente vive el país, como el asesinato a líderes sociales, la inseguridad en los municipios y las acciones de las bandas criminales. 

“El narcotráfico es una amenaza por el deterioro ambiental, porque grupos armados ilegales están asesinando líderes sociales, porque hay captura de la institucionalidad local en algunos municipios, porque distorsiona la economía, fortaleciendo las cadenas del narcotráfico y el lavado de activos. Es una amenaza porque también significa la cooptación de la política local y porque toca las puertas de muchos municipios cuando llega el microtráfico. He invitado a una lucha frontal, no porque nadie nos lo reclame, ni porque nadie nos lo pida, sino porque es nuestra tarea como colombianos derrotarlo. Es importante que tengamos la posibilidad de sancionar ejemplarmente a los narcos y también que fortalezcamos la extradición como un mecanismo para enfrentar a los delincuentes. Y no lo hacemos por criterio político”, dijo.

En sus declaraciones, Duque recordó que su gobierno también quiere la paz y anhela dejar de lado la división entre  “amigos y enemigos de la paz”. "Enemigos de la paz son aquellos que a través de las armas pretenden doblegar la libertad de los ciudadanos. Quiero ser claro y pedagógico con esto: desde el momento en que empezó nuestro gobierno le he dado instrucciones al doctor Emilio Archila para que colaboremos con las personas que han dejado las armas y están en el proceso de reincorporación con los procesos productivos. Nosotros ya tenemos 23 proyectos productivos. Pero el Estado debe ser implacable con la reincidencia a delitos criminales”.

Reiteradas veces aseguró que las acciones de su gobierno, tanto en el plano militar como en las estrategias para el desarrollo del país, no se ciñen ni a ideologías ni a posturas políticas, sino a su responsabilidad como presidente. “Aquí lo que tenemos que ser claros es que este país para el año 2014-2015 teníamos menos de 60.000 hectáreas de coca, y ahora tenemos más de 200.000”.

Las declaraciones del presidente durante el taller Construyendo País se dan luego de que el diario estadounidense, The New York Times, sacara un informe en el que detalla la política a nombre del coronel Nicacio Martínez que desde enero le pide a los oficiales y comandantes colombianos aumentar sus metas en capturas, ataques y muertes de objetivos. Según el Times, esto estaría reproduciendo ejecuciones extrajudiciales de civiles, conocidas como "falsos posititvos".