Presidente Santos saludó a periodistas y aseguró que se recupera bien

El mandatario habló brevemente con la prensa, luego de asomarse por una ventana de la Clínica Santa Fe.

Juan Manuel Santos, se mostró brevemente este jueves ante periodistas por primera vez desde su operación de cáncer de próstata del miércoles y aseguró que "todo ha salido muy bien".

Santos se asomó por una ventana de la clínica Santa Fe de Bogotá y, en un escueto diálogo con la prensa, comentó que "todo ha salido muy bien", informó la Presidencia colombiana en un comunicado.

"Me estoy recuperando bien, afortunadamente", añadió el mandatario, quien volvió a agradecer los mensajes de apoyo que ha recibido desde que el lunes anunció sorpresivamente que sufría un pequeño tumor cancerígeno de próstata.

Santos también dijo que en las últimas horas recibió una llamada del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, para desearle una pronta recuperación.

El más reciente parte médico, difundido la mañana de este jueves, reiteró la evolución favorable de Santos.

"El paciente está activo y presenta signos vitales estables. De acuerdo con el plan de recuperación, continuará bajo cuidado hospitalario el día de hoy", indicó un comunicado del equipo médico que atiende al mandatario.

Santos se alimenta por vía oral y ha caminado, precisó su urólogo Felipe Gómez. "Presenta las molestias propias de la operación, pero el dolor está controlado", aseguró.

Santos, de 61 años, es el quinto gobernante o expresidente latinoamericano enfermo de cáncer en los últimos años.

Se espera que el mandatario colombiano permanezca hospitalizado por dos o tres días, para luego completar la convalecencia en su residencia de Bogotá.

El periodo de gobierno de Santos se extiende hasta agosto de 2014. El mandatario no delegó sus funciones ante esta cirugía, para la cual sólo se le aplicó anestesia local.

El vicepresidente Angelino Garzón, quien debe sustituir a Santos en caso de ausencia temporal o definitiva, también visitó al presidente este jueves apenas unas horas antes de que él mismo se sometiera a una polémica revisión médica.

Este examen fue solicitado por la presidencia del Senado para confirmar que Garzón, quien se recupera de problemas motrices derivados de un accidente cerebrovascular, mantiene las facultades físicas necesarias para el cargo.