Pretextos de un error: versiones sobre el combate entre Farc y Ejército en Meta

El delegado del Gobierno, Humberto de la Calle, culpó a las Farc por el incidente ocurrido el viernes en Meta, mientras “Timochenko” reconoce un error, pero advierte que fue aprovechado por los detractores del proceso de paz.

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, en declaraciones de ayer desde la Casa de Nariño.  / EFE
El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, en declaraciones de ayer desde la Casa de Nariño. / EFE

En una aguda diferencia se trenzaron los delegados de paz del Gobierno y las Farc a raíz de un combate entre unidades guerrilleras y miembros del Ejército, en la Uribe (Meta), el pasado viernes. Al respecto, el jefe negociador del Ejecutivo, Humberto de la Calle, señaló que el incidente se produjo por un error de las Farc al entregar las coordenadas donde se ubicaría un grupo que debía ser extraído.

Iván Márquez aceptó que el error en las coordenadas era de exclusiva responsabilidad de las Farc. Agradeció el gesto humanitario, pero solicitó la presencia del Comité Internacional de la Cruz Roja. Su solicitud fue atendida y hubo presencia de una delegada del CICR”, explicó De la Calle, quien agregó que ante esta situación la guerrilla pidió atender a quienes resultaron heridos. Para eso se dispuso de un helicóptero, ubicado en el casco urbano de la Uribe, pero los insurgentes nunca llegaron.

Sin embargo, las Farc, a través de su máximo comandante, alias Timochenko, entregaron una versión diferente de lo ocurrido. Y aunque aceptó que sí hubo un error humano en la entrega de coordenadas, consideró que el ataque a la unidad insurgente fue un “acto premeditado”, que atenta contra la confianza construida en la mesa de diálogos.

Timochenko detalló que la operación buscaba trasladar a dos jefes guerrilleros que participarán del mecanismo de monitoreo del cese el fuego y que para dicho traslado se dan unas coordenadas y se establece un cuadrante donde la Fuerza Pública debe parar las actividades militares. Según el jefe insurgente, para garantizar el éxito de la actividad, el comandante de las Farc en la zona, alias Aldinever, se comunicó con el comandante de la Brigada XXI del Ejército para comentarle sobre la operación, ante lo cual el uniformado le contestó que no tenía información.

“Sorpresivamente, el viernes en la mañana, las tropas de esa brigada nos cayeron en asalto para aniquilarnos con tiros de fusil y mortero. Luego hubo un helicóptero apoyándolos. No es cierto que hubo un combate de encuentro y no es cierto que hubo un error exclusivo de las Farc”, añadió el jefe guerrillero, indicando que ninguna unidad de la Fuerza Pública entra en acción sin autorización de sus superiores.

Al final, tanto Timochenko como De la Calle coincidieron en que el incidente no puede pasar a mayores y que en este momento es necesario salvaguardar los avances del proceso de paz e insistir en la construcción de confianza, pues hechos como los ocurridos en Meta pueden presentarse en un contexto de cese bilateral del fuego y deben encontrar canales apropiados para tramitarlos, sin que se ponga en riesgo la firma de la paz.