Primer 'cara a cara' de Gobierno y uribismo se da en medio de escándalo 'hacker' Sepúlveda

El ministro Juan Fernando Cristo se reunirá con Óscar Iván Zuluaga.

El Gobierno Nacional sostendrá su primer encuentro y acercamiento con el Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, se reunirá con el director del partido uribista, Óscar Iván Zuluaga.

La reunión se adelantará este lunes en la sede de La Giralda del ministerio, donde ambas partes dialogarán de varios temas de interés para el país.

El encuentro se adelanta en medio de la aguda polémica por la presunta relación del Centro Democrático con el 'hacker' Andrés Sepúlveda.

En entrevista con la revista Semana, el pirata informático reiteró que fue el Centro Democrático el que le propuso que le ayudara a obtener información reservada del proceso de paz. “Ellos no estaban pagando una campaña en redes sociales, sino un experto en seguridad informática y experto en campaña negra (...) El Centro Democrático era receptor de la información y no hay manera de que lo puedan negar si usted revisa las redes sociales y busca la fecha y mira que todos, absolutamente todos manejaban el mismo discurso, que incluso se manejaron trending topics en Twitter creados por nosotros para hacer que se moviera más el tema, que siempre fue el objetivo de eso”.

Sepúlveda se refirió a la forma como fue contactado por la campaña de Óscar Iván Zuluaga y dijo que en un momento el asesor espiritual, Luis Alfonso Hoyos, “se descaró y me dijo que lo que se necesitaba era tener información del proceso de paz y de inteligencia de la fuerza pública”.

El hacker agregó que cuando Zuluaga “se montó como candidato, el discurso era no al proceso de paz. Qué debía hacer yo: suministrar información a la campaña y que ellos la empezaran a filtrar. Ellos se basan en el escudo de que era información que todo mundo conocía. Eso es falso. La información que me suministraban yo siempre la compartí con la campaña”. El exasesor Hoyos respondió: “Jamás solicité ni recibí información de inteligencia militar ni nada absolutamente relacionado con el proceso de negociación de La Habana ni con ningún otro tema. Vergonzoso y lamentable que un acusado se convierta en una fábrica de mentiras”.