Procurador dice que demanda contra su elección tiene razones políticas y criminales

Lea aquí la entrevista completa de Caracol Noticias al jefe del Ministerio Público.

Así como usted critica este proceso de paz, el presidente Juan Manuel Santos le ha dicho en muchas oportunidades que el que maneja el proceso es él y que no es competencia suya hablar de las negociaciones...
Para decir eso se requiere no conocer la Constitución ni las competencias que tiene el procurador. El procurador representa a la sociedad, puede participar en la elaboración y hacer evaluación de las políticas públicas, tiene exigencias legales que debe cumplir en esta materia. Por eso no me callaré, no puedo legalmente, no quiero y no debo, por las funciones que tengo, por los roles constitucionales y mis deberes frente a las víctimas.
 
¿Esas críticas podrían pasar al plano de investigaciones?
No, mi obligación es advertir. Tengo una personería de la sociedad que la estoy cumpliendo y, si me lo permiten, lo seguiré haciendo.
 
¿Cómo así que si se lo permiten? ¿Quién no lo va a dejar?
Si la demanda que hay contra mí en el Consejo de Estado, contra mi elección, tuviera exclusivas consideraciones jurídicas, yo estaría absolutamente tranquilo. Desde luego yo creo en la independencia y en la integridad del Consejo de Estado, pero vale la pena advertir que hay un acuerdo no escrito entre el Gobierno y las Farc para sacar al procurador.
 
¿Cómo sabe usted eso?
Hay razones, circunstancias, que me permiten hacer esa aseveración. Hay razones políticas y criminales. Las políticas son del Gobierno Nacional y las criminales de las Farc. El Gobierno ha venido hostigando, acosando, haciendo lobby en el Consejo de Estado para lograr que se anule la elección del procurador. A mí me informan por diferentes vías de las reuniones, incluso de las insinuaciones que el Gobierno hace a consejeros de Estado. Aquí lo grave no es Alejandro Ordóñez, sino la pretensión de cooptar la independencia de un órgano judicial. Pero vuelvo y repito, como conozco el Consejo de Estado, su integridad y su independencia, ello es garantía. Pero eso no quiere decir que el Gobierno no esté haciendo los esfuerzos en ese sentido.
 
Es muy delicada la acusación. ¿Del Gobierno quién se ha reunido con la gente del Consejo de Estado?
En su momento ello se conocerá, pero es indudable que eso ha trascendido y en los medios de comunicación se ha dicho. Incluso ha habido denuncias de los mismos consejeros de Estado sobre los intereses no jurídicos de alguna consejera y la que ha filtrado informaciones a mis demandantes.
 
¿Qué consejera?
No quiero referir nombres, quiero hablar de circunstancias. Quiero advertir que no existe razón jurídica alguna para pretender anular la elección del procurador general. La reelección del procurador no estaba prohibida hasta hace algunos días con el equilibrio de poderes. El procurador no designó a nadie irregularmente, las designaciones que hizo están conforme a la Constitución y a la ley. Las prohibiciones para hacer esas designaciones hasta ahora parecen en el equilibro de poderes. No existe razón jurídica alguna, lo que existe son razones políticas del Gobierno y criminales de las Farc.
 
¿Cómo sabe usted de ese, como usted llama, acuerdo entre Gobierno y Farc para sacarlo?
No se requiere de mayor esfuerzo dialéctico, por la posición del procurador durante este proceso de paz.
 
Pero ante una denuncia tan grave, ¿qué elementos hay para decir que el Gobierno y las Farc están de acuerdo para sacarlo a usted?
Son los beneficiarios de la sacada del procurador.
 
¿Pero eso es una conclusión suya o tiene algún elemento que lo indique?
Hay demasiados indicios que se conocen, pero en el escenario mediático yo no lo voy a decir. Son claras y constantes las aproximaciones del Gobierno Nacional con el Consejo de Estado para obtener dicha decisión y creo que en esa materia no van a obtener que mi posición se ablande, porque estoy cumpliendo mis deberes. Si se pretende pasarme una cuenta por la crítica que he hecho en defensa del ordenamiento jurídico y de las víctimas, pues ello no es el camino para lograr que el procurador descafeíne esas posiciones. No lo haré y confío en la independencia del Consejo de Estado. Eso ha llegado a tal punto que, por ejemplo, el señor fiscal general de la Nación hace algunas semanas le entregó al presidente la hoja de vida del señor vicefiscal, en el evento de que se anulara la elección del procurador.
 
¿Usted tiene esa información?
Tengo esa información y otras, pero tengo tranquilidad porque el tema jurídico es claro, porque el Consejo de Estado es independiente, porque las decisiones que se vayan a tomar, si son en derecho —como aspiro y espero que lo sean— no pueden variar la legitimidad y la legalidad de mi elección.
 
Con todo respeto, eso es también condicionar la decisión del Consejo de Estado, porque está diciendo que si lo sacan no sería una decisión en derecho...
No hay razones jurídicas para ello o fundamento en la Constitución, la ley o precedentes judiciales. Para sacar al procurador por razones jurídicas tendría que elaborarse una decisión, así como un sastre elabora un vestido, para variar la jurisprudencia y darle efectos retroactivos No pretendo presionar al Consejo de Estado en absoluto, quienes están presionando son otras instituciones.
 
Pregunta final: en la eventualidad de que ocurra lo que teme que pueda pasar por esas presiones, ¿se lanza a la Presidencia? Y se lo pregunto porque quienes critican su posición tan fuerte frente al proceso de paz dicen que lo que usted está haciendo es campaña...
Después de las impertinencias del señor presidente referidas a ese tema, que me señaló como si yo estuviera haciendo política, esa es la pregunta obligada. Pero debo decir una cosa: quiero ser buen procurador, quiero terminar el período, no tengo ahora cabeza para otra cosa.
 
Pero no lo descarta en un futuro...
Estoy casado de manera indisoluble, mi matrimonio es indisoluble y usted lo sabe, hasta el último minuto de este período. No me voy a distraer en temas diferentes a los de mis deberes constitucionales, que los estoy cumpliendo con decisión, con ahínco y amor, porque eso es lo que uno debe cumplir cuando tiene la investidura que tengo hoy.