Procurador dice que "no puede ser tan alegre" presencia de Bernard Aronson en Cuba

Frente a la intervención de la ficha de Barack Obama para el proceso de paz con las Farc, Alejandro Ordóñez cuestionó cuáles son las líneas rojas de EE.UU.

El procurador Alejandro Ordóñez Maldonado rebatió la efusividad con que el Gobierno Nacional anunció la presencia de Bernard Aronson, delegado de Barack Obama, en el proceso de paz con las Farc. (Lea: La ficha de Obama para la paz con las Farc)

En diálogo con Blu Radio, Ordóñez dijo que antes de ser un espaldarazo, la presencia de una ficha de la Casa Blanca en Cuba puede obedecer a las líneas rojas que EE.UU. tiene en la negociación.

“Hay una serie de temas muy neurálgicos y complicados que EE.UU. tendrá que dar respuestas. No puede ser tan alegre el recibimiento de la presencia del funcionario estadounidense porque hay aspectos muy álgidos que tienen que resolverse por parte de ese país”, sostuvo.

Según él, Estados Unidos tiene interés en que la paz en Colombia quede bien hecha y que los acuerdos se traduzcan en el desmantelamiento de las Farc como cartel del narcotráfico.

Por eso, a su juicio, la presencia de Bernard Aronson es una oportunidad para que EE.UU. deje claras una serie de cuestiones esenciales o líneas rojas que se están discutiendo en La Habana.

En ese sentido, pasó a preguntar si estarían dispuestos los Estados Unidos a renunciar a la solicitud de extradición contra los cabecillas de las Farc por delitos relacionados con el narcotráfico.

A mí me surge un interrogante, Estados Unidos cómo ve que al narcotráfico se le otorgue la categoría de conexos al delito político”, agregó. (Escuche los cuestionamientos del procurador)

El procurador esta semana se encuentra en Estados Unidos donde adelantará una serie de encuentros académicos sobre el proceso de paz del Gobierno con las Farc.