Proponen que cada congresista compre el carro en el que se moviliza

La idea es facilitar a los legisladores un crédito a modo de subsidio para que puedan acceder a la compra del automóvil.

En medio del debate público que se ha dado en el país en las últimas dos semanas por la entrega de subsidios de gasolina a los congresistas, este jueves se conoció una propuesta encaminada a que los vehículos en los cuales se desplazan los legisladores ya no sean del Estado.

Aunque actualmente a cada congresista la Nación debe adjudicarle un automóvil para sus desplazamientos, una idea que surgió dentro del mismo Congreso busca que los parlamentarios tengan que comprar sus vehículos.

El senador Carlos Soto Jaramillo propuso que para evitar todas estas discusiones “en vez de alquilar un carro que vale aproximadamente ocho millones de pesos mensuales, más bien se le ahorra al Estado un dinero significativo y se le da un apoyo a los congresistas y que cada quien lo compre”.

La idea del legislador de La U es que a cada uno se le dé un subsidio para la compra y que cada quien responda por cualquier daño a su auto.

Si las cosas son de cada quien, tiene que cuidarlo (…) muchos no cuidan con el mismo esmero lo que no es propio”, aseguró.

Según él, se desprende el Congreso del “enredo” de estar detrás de 300 carros a ver cómo están, su respectivo mantenimiento y las pólizas de seguro.

Por eso, el respectivo mantenimiento correría por cuenta del mismo congresista. Las cuentas de Soto dan cuenta de un ahorro de más del 50% en caso de implementar esa fórmula.

Dentro del “subsidio” la iniciativa establece que cada congresista vaya cancelando el valor del crédito por la compra del auto.
 

 

Temas relacionados