Proponen que ministros, congresistas y magistrados paguen su gasolina

Por vía de ley buscan desmontar los subsidios que reciben para tanquear los vehículos de muchas de las personalidades del Estado.

Este martes surgió una nueva iniciativa alrededor de los subsidios que para combustible reciben las altas personalidades del Estado colombiano.


En medio del debate público que se dio por cuenta de los montos que para su combustible ‘revivió’ el presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, el senador liberal, Luis Fernando Velasco, radicó un proyecto de ley para acabar con esos subsidios en todas las ramas del poder.


El legislador explicó que su iniciativa establece que todos los ministros, viceministros, magistrados y congresistas paguen de sus sueldos la tanqueada de los automóviles en los cuales se desplazan.


“Debe ser regulada la entrega de combustible en el Estado (…) es que no entiendo cómo hay tantos vehículos oficiales, con gasolina oficial, de personas que utilizan básicamente esos vehículos para ir de su casa a la oficina y devolverse”, señaló.


Según él, hay funcionarios que no tienen responsabilidades que implique que necesiten los subsidios de la gasolina.


He pedido que en todas las ramas los altos funcionarios paguen su propia gasolina, entre otras cosas, para que los altos funcionarios se den cuenta cuánto le vale a un colombiano tanquear un carro, a ver si de pronto comenzamos a entender que hay que hacer un gran debate sobre los precios de los combustibles”, señaló.


¿Quiénes recibirían gasolina?


Dentro de la iniciativa, Velasco tiene en cuenta que hay altas personalidades del Estado que por su dignidad deben ser merecedores de los subsidios de gasolina.


En ese sentido, las cabezas de todas las ramas del poder tendrían derecho al uso de esos montos de gasolina.


Es decir, el presidente y el vicepresidente como cabezas de la rama Ejecutiva recibirían ese subsidio. Los presidentes de las Altas Cortes recibirían la gasolina. El Fiscal, el Procurador y el Contralor también tendrían derecho a acceder a esa gasolina. Finalmente, los presidentes de Senado y Cámara también resultarían beneficiados.


Igualmente, los órganos operativos del Estado recibirían ese beneficio. Se trata de los autos de las Fuerzas Militares y ambulancias, por ejemplo.