Proponen proyecto de ley para aumentar beneficios a militares y policías

El promotor del proyecto aseguró que los uniformados tendrían beneficios sin precedentes en la historia.

A través de un proyecto de ley se buscará incrementar los beneficios a los miembros de las Fuerzas Militares y de Policía Nacional.

El autor de la iniciativa, el representante Yahir Acuña, explicó que se pretende disminuir el tiempo de servicio para acceder a vivienda militar y de policía de 14 a 10 años.

Este beneficio contempla un subsidio de al menos 80 millones de pesos para patrulleros y soldados profesionales. A los suboficiales de 100 millones y oficiales de 200 millones”, explicó el representante.

El proyecto además establece que cuando los militares y policías salgan a vacaciones, licencias o permisos, no sean descontados los días por razones de primas, emulando lo que acontece con los trabajadores de la rama judicial.

Se crearán créditos flexibles para vivienda ante las distintas entidades bancarias, sin necesidad de fiador para los uniformados.

Así mismo, plantea un incremento paulatino y sostenido del salario anual del 5% por encima de la inflación que se establezca cada año.

Estos son incentivos sin precedentes históricos para estimular a nuestra Fuerza que día a día expone su vida para garantizar nuestra tranquilidad”, dijo Acuña.

Los ascensos serán obligatorios, siempre que se cumplan las condiciones de tiempo y requisitos. Funcionario que no cumpla con este punto, se someterá a las sanciones de este proyecto.

Al cumplir dos años en alguna unidad militar o de Policía, siempre que el orden público lo permita, podrán solicitar traslado a sitios cercanos al núcleo familiar.

Se revive un subsidio familiar del que gozaban todos los miembros de las Fuerzas Militares, que beneficiará a las esposas e hijos de los mismos.

“Buscamos dignificar el trabajo de nuestros héroes de la Patria, que tengan incentivos y motivaciones para cumplir a cabalidad su trabajo”, dijo el legislador.

Agregó que la propuesta es de buen recibo por parte del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien se mostró partidario de respaldar el proyecto.