Las propuestas de paz de Leyva

Álvaro Leyva propone iniciar un cese de hostilidades bilateral y vigilado desde el 19 de noviembre para blindar los diálogos durante la campaña electoral. También hacer un proceso de desminado.

El exministro Álvaro Leyva Durán propuso hacer un acuerdo para adelantar el armisticio. / Gustavo Torrijos

En una carta abierta a los plenipotenciarios del Gobierno y la guerrilla que adelantan en La Habana (Cuba) una mesa de diálogos en busca de la terminación del conflicto armado, el exministro Álvaro Leyva Durán envió seis propuestas para blindar el proceso de paz ahora que se encuentra en una fase crítica y el país entra en una dura campaña electoral.

Con el argumento de que es necesario desvincular el proceso de paz de las próximas contiendas electorales a Congreso y Presidencia, Leyva Durán pide a los negociadores de las partes acordar un armisticio vigilado y propone que se inicie el próximo 19 de noviembre, día en que la mesa de diálogos en Cuba cumple su primer año.

La iniciativa incluye la sugerencia de que Naciones Unidas, a través del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DOMP), haga la tarea de verificación y control del cese de hostilidades. También propone que Unasur y el Celac acompañen el proceso para darle blindaje internacional.

El exministro conservador sostuvo que, dado que la campaña electoral se extenderá desde mediados de noviembre hasta mayo de 2014, ese tiempo podría utilizarse para adelantar un programa de desminado, el cual para Leyva podría estar dirigido por “una subcomisión de la mesa de La Habana acompañada de representantes de la sociedad civil”.

Para el político conservador es necesario que se haga una pausa en la mesa de diálogos mientras pasa el temblor electoral, pero esta pausa a la vez debe estar acompañada por iniciativas que hagan irreversible el proceso de paz. Iniciativas como la declaratoria de un armisticio, el emprendimiento de un programa de desminado y la inclusión de Estados Unidos, México y el Consejo de Europa de la Unión Europea en la discusión sobre el problema de las drogas ilícitas.

Finalmente, Leyva propone crear “una comisión ad hoc pro tempore que estudie y defina cómo los beneficios y amparos de la paz habrán de extenderse a miembros de la Fuerza Pública, a integrantes de la clase política con funciones públicas o sin ellas, y a individuos de la sociedad civil que han incurrido en conductas antijurídicas relacionadas con el conflicto armado interno”. E insiste en la propuesta de integrar una comisión de revisión y esclarecimiento de la verdad histórica de la guerra.

últimas noticias