Proyecto que consagra al carriel como patrimonio, la manzana de la discordia en la Cámara

Noticias destacadas de Política

Una álgida disputa comenzó en la plenaria luego de que el representante Juan Carlos Losada criticara que este proyecto fuera incluido en el orden del día mientras que hay “otros proyectos más urgentes”. Representantes antioqueños expresaron su molestia.

Las sesiones virtuales de la Cámara se habían llevado en relativa calma durante los últimos días. Sin embargo, en la primera sesión semipresencial, llevada a cabo en la plenaria de este viernes, las disputas, las ofensas y el desorden estuvieron a la orden del día y tomaron más de una hora, de una sesión que comenzó a las 9 de la mañana y que se prolongó más allá de las 8 de la noche. 

El choque  comenzó luego de que se anunció que el siguiente proyecto a discutir, según el orden del día, era el que consagra el carriel antioqueño como patrimonio y dicta otras disposiciones, iniciativa cuyos autores son los senadores Paola Holguín, Álvaro Uribe Vélez, Santiago Valencia y otros tantos congresistas. De inmediato, el representante Juan Carlos Losada rechazó la inclusión del proyecto en el orden del día, bajo el argumento de que había temas más importantes y urgentes que este durante la pandemia.

“Me parece francamente un absurdo que el Congreso tenga que estar discutiendo este tipo de proyectos mientras el país está esperando que demos los debates que corresponden a la pandemia. Yo sé que hay que hacer el proyecto del día con lo que hay, pero hay cientos de proyectos esperando a ser debatidos en este Congreso en términos ambientales y del COVID 19”, dijo Losada, en una intervención que fue rechazada por la bancada antioqueña.

Puede ver: Plenaria de la Cámara de Representantes, primera en sesionar semipresencialmente

“Que si el carriel es símbolo o no de la nación es intrascendente en este momento”, concluyó Losada, que pidió que se tuviera en cuenta que los representantes que estaban en el elíptico estaban arriesgando señaló que no era justo que se les tuviera allí para ese tipo de proyectos”.

“Es un grosero porque el carriel es un patrimonio nacional y debería ser reconocido así”, gritó a través de la aplicación por la que se lleva a cabo la sesión virtual un representante, del que no se sabe la identidad. “Las opiniones de todos son respetables, pero si yo hago el orden del día tengo en cuenta que todos tienen intereses regionales. El que hizo el proyecto de homenaje al carriel está en todo su derecho. Usted votó el orden del día de forma positiva, no es momento de reparar”, respondió el presidente Cuenca ante el reclamo de Losada.

El representante Faber Muñoz también salió en rechazo de lo dicho por Losada: “Los proyectos de ley dependen de sus diferentes actores. Es absolutamente irrespetuoso con este congreso que alguien diga que este proyecto es intrascendente. Le sugiero al representante Losada que se mida en sus palabras porque irrespeta a las personas de esta región (Antioquia)”

Para contexto: Cámara aprobó sesionar de forma semipresencial. 

Mientras el presidente Cuenca otorgaba la palabra nuevamente al representante Juan Carlos Losada para responder a los ataques, nuevamente se escuchó en la sesión los gritos de anónimos que activaban el micrófono sin el permiso de la mesa directiva. “Haga respetar la sesión” y “Déjenos trabajar a los que queremos trabajar”, fueron algunas de las frases que se escucharon en medio del desorden.

La sesión se reanudó con la intervención del representante Esteban Quintero, autor del proyecto y quien se fue lanza en ristre contra el representante liberal: “Me parece sumamente irrespetuoso. Aquí al doctor Losada lo escuchamos hablar 20 veces durante la sesión y muy seguramente algunas, por no decir todas, son intrascendentes. Usted no tiene derecho al parar al Congreso. Aquí se respeta la tradición de Antioquia, de Risaralda, Quindío y Colombia”.

La sesión se vio detenida por un problema en el sistema de grabación del Congreso, esto no fue impedimento para que algunos gritaran “¡Viva Antioquia!” e invitaran a Losada a comprar carrieles. La sesión se reanudó, pero nuevamente la discusión se fue por los lados de la intervención del representante bogotano.

Vea: Plenaria de la Cámara aprueba su primer proyecto de forma semipresencial

“No tiene nada que ver con el carriel, porque es símbolo de la cultura colombiana. Pero consideremos para próximas ocasiones incluyamos proyectos que tengan que ver con la situación de la pandemia”, dijo la representante María José Pizarro, tratando de ponerle un alto al desorden y pidiendo que se procediera a la votación.

Juan Fernando Espinal, otro de los autores del proyecto, también no perdió la oportunidad para responderle al crítico de la iniciativa: “Este proyecto de ley cuando fue radicado en todos los medios tuvo eco. Este proyecto sí tiene un impacto porque cientos de familias viven del dinero que les deja hacer y vender carrieles. En mi pueblo Jericó hay más de 23 talleres que viven de producir este carriel con sus manos. Este proyecto es igual de importante del uso del plástico de un solo uso, del que Losada es autor”.

“Usted está maltratando al pueblo antioqueño, usted está maltratando a una cultura trabajadora. Pídale disculpas a ese pueblo”, fue la intervención que hizo el representante Edward Rodríguez, del Centro Democrático. A esto, Losada solo respondió que “el país necesita que se estén aprobando debates de mucha mayor profundidad”.

Cuando la sesión parecía que recuperaba su orden, todo se salió del cauce nuevamente al intentar intervenir el representante de la Alianza Verde Inti Asprilla. Su micrófono fue apagado y varios representantes lo interrumpieron y evitaron que hablara. “Dejan de actuar en gavilla, ¿me van a dejar hablar?”, dijo Asprilla, a lo que le respondieron: “Que la Policía lo saque”. Insultos fueron y vinieron a través de la plataforma virtual en la que se estaba llevando a cabo el debate.

Más allá de la polémica por el proyecto, el incidente desnudó los problemas que puede representar para el desarrollo de las sesiones el sistema mixto. La sesión se puede bloquear de una forma muy fácil, debido a que la aplicación usada por la Cámara no permite un control central de los micrófonos de los parlamentarios.

Además, algunos representantes, como John Jairo Roldán, expresaron sus preocupaciones y molestias ante la posibilidad de que se le esté brindando más garantías o beneficios a los presentes en el capitolio frente a los que están sesionando. “Aquí no hay diferencia, que ustedes estén allá en el elíptico. No los hace más especiales. No nos lo van a sacar en cara”, dijo el representante antioqueño.

Al final, a pesar de la polémica y los más de 40 minutos de discusión, el proyecto fue aprobado por unanimidad. La iniciativa que considera el carriel antioqueño como patrimonio ahora será discutida en el Senado. El proyecto, más allá de su relevancia cultural, fue una pequeña muestra de lo que puede venir en los próximos días en las sesiones mixtas si no se aplican los mismos preceptos que en la virtualidad de las semanas anteriores.

Comparte en redes: