Prueba de fuego para el referendo

El referendo para castigar hasta con cadena perpetua a violadores y maltratadores de niños entra en la etapa final de su trámite legislativo, al iniciar el tercer debate, con un panorama no muy alentador.

Dos de las tres ponencias que serán presentadas en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes plantean el hundimiento de la iniciativa de origen popular.

La primera es firmada por los representantes Germán Navas Talero, del Polo Democrático Alternativo, y Humphrey Roa del Partido Conservador, la cual recoge varios de los argumentos planteados en el concepto presentado por la Comisión Asesora para el Diseño de la Política Criminal del Estado Colombiano, entre ellos, el que plantea que con esta iniciativa se está apelando al “populismo o demagogia punitiva” que, a juicio de la Comisión, “suelen ser bastante populares a nivel de la opinión pública y dan buenos réditos políticos a quienes los defienden”.

La otra ponencia negativa es la del representante del Partido Liberal Pablo Enrique Salamanca, quien sostiene que no es con ese tipo de condenas que se contrarresta la barbarie que representan estos actos delictivos contra los menores de edad y reclamó el diseño de una política pública a favor de la niñez.

También existe una ponencia mayoritaria que respalda el referendo y acoge el planteamiento de la senadora Gilma Jiménez, quien sostiene que el referendo es un mandato popular, un mandato de los ciudadanos que firmaron la iniciativa y es el Congreso, como representación del pueblo, el encargado de darle trámite.
 

Temas relacionados