Pulso político y legal por la Contraloría

La primera gran prueba para la gobernabilidad de Santos es lograr imponer a su candidato Edgardo Maya. En el Congreso Gilberto Rondón tiene mayor acogida.

Los candidatos a la contraloría, el exprocurador Edgardo Maya y los exrepresentantes a la Cámara Gilberto Rondón y Carlos Ardilla. / Prensa Senado- Carlos Vargas

Hoy el Congreso en pleno dictará sentencia sobre la elección del contralor. Los candidatos son el expreocurador Edgardo Maya Villazón y los exrepresentantes a la Cámara Gilberto Rondón y Carlos Ardila. Una decisión que no es de poca monta, pues ésta, es la prueba de fuego para la gobernabilidad del presidente Juan Manuel Santos frente a los parlamentarios, a quienes les ha manifestado su respaldo por Maya Villazón. Si se da esta elección, podría significar el divorcio de quien fue su principal aliado para la reelección, el expresidente César Gaviria Trujillo, que promueve la candidatura de Rondón.

Fue ese el gran pulso político de la semana anterior en la que se hicieron públicas las diferencias entre Santos y Gaviria y, aunque trataron de conciliarlas en un encuentro en la Casa de Nariño, la conclusión fue una exigencia de Gaviria para que se respetara la independencia del Congreso (en especial del Partido Liberal) para escoger contralor y la ratificación de Santos de que su candidato es Maya Villazón.

En medio de este tire y afloje está el Partido Liberal. El Espectador confirmó que el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, ha venido moviéndose para que, por encima de los planteamientos de Gaviria, se decida por el candidato de Gobierno. Varios parlamentarios confirmaron llamadas de Cristo pidiendo el voto por Maya. Pero esto no es sólo sucedió con liberales, en La U y en el Partido Conservador también ha solicitado el respaldo.

Si la decisión del liberalismo es respaldar a Rondón casi que sería un hecho su nombramiento pues contaría, además, con los votos del Centro Democrático y del Partido Conservador, así constituirían la mayoría y se produciría la primera gran derrota para el Gobierno que, por ahora, sólo puede contar con los votos del Partido de la U.

Es tanto el interés que ha despertado esta elección, que hasta el procurador Alejandro Ordóñez se está moviendo. Ayer, en el apartamento de uno de los congresistas del Partido Conservador se reunió con la mayor parte de la bancada para advertirles que “el voto debe ser por Rondón”. No obstante, el grupo, mucho menor, de parlamentarios santistas de la colectividad acatarán la orden de Casa de Nariño.

De fondo se ha abierto un debate sobre la viabilidad del nombramiento de Maya Villazón quien podría estar inhabilitado. El concepto del procurador Alejando Ordóñez afirma que Maya Villazón sí está impedido y advierte a los congresistas que, de votar por él, podrían estar incursos en un proceso disciplinario. A este punto de vista se suman los otros altos juristas que adiheren al concepto del procurador.

El exmagistrado del Consejo de Estado William Giraldo sostiene que Maya está inhabilitado por haber sido conjuez y que, de ser elegido, tendría que retirarse en dos años, cuando cumple 65, edad de retiro forzoso (Ver entrevista pág 3). Por su parte, el exmagistrado de la sala electoral del Consejo de Estado, Reinaldo Chavarro Buriticá, también considera que Maya Villazón  está impedido para ejercer como contralor por haber sido conjuez.

Aunque reconoce que hay personas que eventualmente ejercen funciones públicas sin ser calificados como “empleados”. En el caso del conjuez, con base en la ley 270 de 1996 que reza: “serán designados conjueces, las personas que reunan requisitos para desempeñar los cargos en propiedad, (…) sus servicios serán remunerados. Los conjueces tienen los mismos deberes que los Magistrados y estarán sujetos a las mismas responsabilidades de éstos”, con este artículo, Chavarro Buriticá sostiene que Maya sí está impedido.

Como en derecho hay múltiples interpretaciones, tal como lo publicó El Espectador en la edición del sábado, Maya Villazón cuenta con varios conceptos que ratifican que su postulación está acorde con el ordenamiento jurídico. A esto se suma el planteamiento del exprocurador Jaime Bernal Cuéllar quien afirma que Maya Villazón puede ser elegido porque “un conjuez es un particular que ejerce función pública de manera transitoria y su responsabilidad penal o disciplinaria, sólo tiene relevancia en relación con el ejercicio de la función, es decir para ese caso y durante ese tiempo”.

Argumentos de parte y parte, con un trasfondo que evidencia un pulso político, en el que han entrado a jugar pesos pesados como el presidente Juan Manuel Santos, el exmandatario César Gaviria, el procurador Alejandro Ordóñez y el ministro Juan Fernando Cristo, que durante el fin de semana han tratado de movilizar la voluntad de los partidos en favor de Rondón o de Maya. Hoy es el día en que se tome la decisión.