No se descartan alianzas con el uribismo

“Queremos candidato propio”: general (r) Mendieta

Patria Nueva, el partido político que aglutinará a exmiembros de la Fuerza Pública, surge como una respuesta a su inconformismo con los acuerdos de Cuba y el tratamiento que les dará la Jurisdicción Especial de Paz a militares y policías.

El general (r) Luis Mendieta fue secuestrado por las Farc en 1998 y viajó a Cuba en calidad de víctima. / El Espectador

La idea de que en La Habana se negoció el futuro de la Fuerza Pública pudo haber sido el detonante. Y a pesar de la insistencia del presidente Juan Manuel Santos en que esa era una de las líneas rojas en las que el Gobierno no cedería a la hora de dialogar con las Farc, el triunfo del No en el plebiscito del 2 de octubre dejó claro un escenario: que la polarización política arreció en Colombia y que ideas como esa definitivamente sí calaron en el país.

Pero el discurso a favor de los miembros de la Fuerza Pública, quienes, una vez refrendados los textos de paz, se vieron enfrentados a un nuevo sistema de justicia transicional, quedó en manos de políticos ajenos a la actividad propia de los uniformados. El Centro Democrático, liderado por el expresidente Álvaro Uribe, así como el exprocurador Alejandro Ordóñez, el expresidente Andrés Pastrana y la exministra Marta Lucía Ramírez empezaron a abanderar la causa.

Llegaron a decir, incluso, que en Cuba se había igualado al Ejército y a la Policía con el grupo “narcoterrorista” de las Farc y que, con el Acuerdo, el Gobierno estaba obligando a los uniformados a confesar crímenes no cometidos para evitar la cárcel. Afirmaciones que, finalmente, terminaron por convertirse en el caldo de cultivo perfecto para que exmiembros de la Fuerza Pública decidieran armar rancho aparte y conformar su propio partido: Patria Nueva.

La iniciativa la lidera el general en retiro Luis Herlindo Mendieta, víctima de las Farc en 1998, cuando fue secuestrado por esa guerrilla en el episodio conocido como la toma de Mitú. En el proceso con las Farc fue elegido como una de las 60 víctimas que viajaron a La Habana, pero nunca ocultó su inconformismo por el rol poco protagónico que, según ha dicho, se les ha dado a las víctimas de las Farc. En diálogo con El Espectador explicó cómo surgió la propuesta de conformar un partido político de cara a las elecciones legislativas y presidenciales del año entrante.

¿Cómo surgió la idea de un nuevo partido político conformado por exmiembros de las Fuerzas Armadas?

Me empezaron a contactar grupos de oficiales, suboficiales y, en general, personal retirado de la Fuerza Pública, distribuidos en diferentes regiones del país, dada mi participación en la Federación de Víctimas. Varios de ellos se reunieron en Bogotá y al final me llamaron para contarme que se había tomado la decisión de conformar un partido político que se denominaría Patria Nueva. Hace apenas pocos días, de hecho, se empezaron a redactar los estatutos de ese partido y ya se eligió el comité político que lo va a orientar.

Pero Patria Nueva también es una respuesta al descontento con el Gobierno y con el Acuerdo de Paz…

Desde mi perspectiva, sí. Para nadie es un secreto que he sido crítico de la participación que se les dio a las víctimas de las Farc en el proceso de paz. Cuando se firmó el Acuerdo hicimos serios pronunciamientos, que reiteramos en la votación del plebiscito. Hubo un sector en el que estuvimos por el No. Y en la implementación de los acuerdos, especialmente en la reciente aprobación de la Jurisdicción Especial de Paz, hemos tenido críticas y hemos planteado sugerencias, pero nunca fuimos tenidos en cuenta. Lo que, en todo caso, estamos buscando es una representación política de la Fuerza Pública que ya no está en ejercicio.

¿Con cuántos integrantes arranca Patria Nueva?

Por el momento hay más de 30 organizaciones de miembros retirados de la Fuerza Pública. Si sumamos a nivel nacional, nuestras cifras de ingreso irán aumentando, pero somos cientos los que queremos conformar un nuevo partido, porque además de miembros retirados de la Fuerza Pública, también contamos con el apoyo de personal civil.

¿Y ya fueron al Consejo Nacional Electoral para registrar el partido?

Aún no. Estamos pendientes de que pasen, vía fast track, los proyectos relacionados con la participación en política y la reforma electoral, y eso demora meses. Patria Nueva es, como dicen, un bebé que está naciendo. Entonces, con esas reformas, esperamos que, así como a las Farc se les van a dar presupuesto y condiciones privilegiadas para acceder a cargos públicos, a los exintegrantes de la Fuerza Pública también se les tenga en cuenta y se abran espacios políticos para que podamos participar.

Pero mientras eso ocurre, ¿ya suenan nombres para las elecciones del año entrante?

Apenas se está consolidando este partido y sería prematuro decir nombres en este momento. Esperaremos primero a que se consolide la unión y luego buscaremos un candidato propio o nos sumaremos a alguno.

¿Afines al Centro Democrático, por ejemplo, o al exprocurador Alejandro Ordóñez?

Hay invitaciones de diferentes grupos y líderes políticos. Nuestra ideología indica que sentimos afinidad con quienes se ubican en la llamada centro-derecha. Tenemos entendido, de todos modos, que ellos primero resolverán los asuntos de candidatos en una consulta, pero nosotros estaremos abiertos a eventuales alianzas. Lo que de momento le puedo decir es que la idea principal es llegar con candidato propio y con listas propias.

Retomando sus críticas a la Jurisdicción de Paz, aprobada finalmente ayer en la Cámara de Representantes, ¿qué le inquieta de ese sistema de justicia transicional?

Sentimos que se está premiando a los victimarios y no a las víctimas. Además estamos cediendo soberanía jurídica, porque magistrados de determinada tendencia internacional nos van a imponer una justicia y nosotros vamos a quedarnos callados. Y lo más grave: en Colombia existía una justicia penal militar que está siendo desconocida y prácticamente va a ser eliminada. Aquí hay unos temas muy delicados que serán objeto de estudio en el interior del partido que vamos a crear, como que hay sectores de izquierda que buscan que a la Fuerza Pública se la condene por los máximos crímenes con las máximas condenas y, aparte de todo, que responda económicamente por los hechos cometidos, mientras que las Farc no van a responder ni penal ni patrimonialmente, porque, según su argumento, el que debe responder es el Estado.

Pero hay quienes dicen que, en su condición de exdirector de la Policía, la llegada del general (r) Naranjo a la Vicepresidencia da cierta tranquilidad a los uniformados a la hora de implementar los acuerdos…

Nosotros sí esperamos hacia futuro que, por ejemplo, en la implementación de los acuerdos y en la consolidación del proceso de paz se tenga en cuenta a exintegrantes de la Fuerza Pública, especialmente a las víctimas que sufrieron todos los estragos de la guerra.

Y espera que esa sea la principal tarea que se le designe al general (r) Naranjo que, dicho sea de paso, será elegido en el cargo hoy en el Congreso…

Sí, esperamos que el presidente Santos le delegue al general Naranjo algunas funciones que tengan que ver, principalmente, con atender muchas de las secuelas que quedaron del conflicto interno, sobre todo de los integrantes de la Fuerza Pública.

¿Cuándo arrancarán campaña?

Empezaremos a movernos en las regiones en los próximos días para, dentro de poco, tener los candidatos para Senado y Cámara.

686795

2017-03-28T23:12:39-05:00

article

2017-03-28T23:59:43-05:00

[email protected]

none

Lorena Arboleda Zárate

Política

“Queremos candidato propio”: general (r) Mendieta

53

7721

7774