La bancada por la salud pública promueve la exención del IVA para alimentos sin procesar

Noticias destacadas de Política

Pasta, avena, harina, mantequilla, maní, canela, cilantro, entre otros productos son los que no serían gravados con el 19% o 5% dentro de la canasta familiar.

Los congresistas Juan Luis Castro y León Fredy Muñoz, de la Alianza Verde; y Betty Zorro, de Cambio Radical, lideran un proyecto impulsado desde la bancada parlamentaria por la salud pública para que se exima del IVA a la canasta familiar saludable, es decir, todo producto no procesado, mínimamente procesado o sin aditivos artificiales que aún se les grava. Aquí entra la pasta, avena, harina de trigo, queso crema y mozarella, mantequilla, maní, azúcar, café molido, chocolate en pasta, aromáticas, entre otros.

El proyecto es integral en cuanto a que con la exención del IVA se pretende impulsar el consumo de los productos saludables. Y una buena alimentación basada en frutas, verduras, carnes sin procesar y leguminosas mejora los factores de salud en las personas y contiene el desarrollo de enfermedades no transmisibles como la diabetes.

Le puede interesar: Avanzó proyecto de ley de etiquetado en la Cámara, ¿de qué se trata la iniciativa?

Según la Asociación Mundial de la Diabetes, en el país hay cuatro millones de personas que cuentan con diabetes (sin sumar por ejemplo los que sufren de hipertensión u obesidad) y, en estos momentos de pandemia por el nuevo coronavirus, se convierte estos diagnósticos son una preexistencia que aumenta los riesgos de afectación por el contagio del COVID-19. Por ende, se han convertido en una de las poblaciones más protegidas por el Gobierno.

En el componente de una alimentación sana, a corto, mediano y largo plazo la bancada y la organización Educar Consumidores también estiman que la exención en el IVA contribuirá a un ahorro en el sistema de salud por el enfoque de prevención que tiene el proyecto por cuenta del incentivo de una buena nutrición para una buena salud.

“La promoción de hábitos de vida saludable es la mejor manera de prevenir enfermedades que deterioran la salud de las personas y saturan la acción del sistema de salud”, dijo el senador Castro, quien también es médico.

Además de impulsar una buena alimentación, la iniciativa también se vuelca hacia los campesinos, estimulando un modelo que elimine la intermediación en los productos agrícolas con el propósito de que los productores ganen lo justo por sus cosechas y los consumidores paguen menos.

“Con este proyecto fortaleceremos los circuitos cortos de comercialización, saludables y justos, que acerquen a los agricultores con los consumidores y minimicen la tercerización que afecta al sector agrícola”, explicó Marcela Ávila de Educar Consumidores.

También: ¿Haciendo dieta? Aumentó consumo de alimentos saludables durante cuarentena en Bogotá.

Otro argumento que da la misma organización es que “las condiciones de personas que viven en el campo se mejorarán porque se van a privilegiar los alimentos que producen, generando mayor demanda, por ende, mayor trabajo para estos”, dijo Rubén Orjuela.

En esa misma línea, el representante Muñoz manifestó: “Queremos generar una soberanía alimentaria, intentar que nuestros campesinos tengan más oportunidades y se produzca y consuma más comida sana”.

Por último, el proyecto tiene un componente pedagógico para comprometer al Estado en promover la buena alimentación en los hogares, también promoviendo las huertas comunitarias y caseras como alternativa para acceder a una canasta básica saludable.

Comparte en redes: