Las razones de Rudolf Hommes para no seguir asesorando a San Andrés

A través de una misiva en la que crítica la falta de ejecución de proyectos, el exministro lamenta que en las islas “haya el ingreso más bajo por habitante y la peor calidad de servicios públicos en la región”.

Luego de que en 2012 aceptara asesorar al Gobierno Nacional en un proyecto de desarrollo para San Andrés y Providencia, el exministro de Hacienda Rudolf Hommes presentó su carta de renuncia ante el presidente Juan Manuel Santos.

Aduciendo que con el cambio del gabinete ministerial requerirá ‘demasiado tiempo’ para coordinar y empalmar políticas, pero especialmente por la lentitud con que se desarrollan y ejecutan los proyectos en la isla, Hommes justifica su renuncia, aunque señala que seguirá a disposición del Gobierno para consultas y tareas puntuales.

“Deseo informarle que a partir de hoy no deseo continuar colaborando regularmente como lo he hecho durante más de año y medio porque percibo que con el cambio de gabinete me exigirá demasiado tiempo, del que no dispongo (…) insisto en que se necesita una organización que hoy no existe que facilite la ejecución y que ponga a alguien de buen nivel del gobierno central en las islas a empujar los proyectos y a vigilar el empleo de recursos nacionales”, aduce el exministro en su misiva.

Vale la pena recordar que Rudolf Hommes asumió el cargo luego de que en noviembre de 2012 el país perdiera cerca de 75.000 kilómetros de mar tras un fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, por lo que desde el gobierno central se idearon una serie de medidas y políticas para promover el desarrollo de la isla y apaciguar el tenso ambiente que dejó el litigio.

En ese sentido, el exministro hace un recuento de los procesos e ideas que están en marcha en el archipiélago, como la diversificación de las fuentes de energía eléctrica, un crédito del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) para elevar la calidad de vida, el mejoramiento de los servicios de agua y alcantarillado, la generación de empleo y la promoción del turismo.

No obstante, crítica la demora con la que se han desarrollado los proyectos y pese a que reconoce avances, señala la falta de voluntad de algunas entidades para ejecutarlos. En materia de salud, explica Hommes, aunque se evidencian adelantos, reprocha el hecho de que en Providencia y Santa Catalina no haya un médico de planta.

“No hemos logrado, después de haber obtenido el compromiso formal del ministerio para hacerlo, que nombren un médico general de planta en Providencia y Santa Catalina que se haga cargo de ejecutar programas de salud pública en estas islas y de ser el médico de familia al que se puede acudir cuando hay problemas que él puede resolver, como sería el caso de partos normales, o supervisar el envío a San Andrés o al interior de casos que lo requieran”, manifiesta Hommes en la misiva.

En frentes como transporte y educación, Rudolf Hommes destaca la estructuración de proyectos y estudios para llevar a cabo acciones, pero pide mayor ejecución y un mayor esquema institucional para hacer realidad iniciativas que favorecerían a la comunidad, como la creación de una universidad comunitaria.

“Existe el terreno en donde (la universidad) puede operar que sería entregado por miembros de la comunidad bautista para que el Estado desarrolle una institución educativa en el lote (…) este proyecto fue aprobado por el Ministerio de Educación pero no ha comenzado su ejecución”, declara el exministro.

De otro lado, Hommes le hace un llamado al presidente para que se ejecuten proyectos de maricultura (cultivo de organismos marinos para productos alimenticios) y acuaponia (producción de peses y plantas) de cara a “mejorar la calidad de los alimentos que consume la población de las islas, para aumentar la seguridad alimentaria y para generar ingresos a nivel familiar”.

Finalmente, el exministro lamenta no haber podido combatir de manera frontal las bandas criminales que según él, se han ido apoderado del archipiélago a nivel territorial y político, y le pide a Santos que adquiera un ferry de 120 a 130 pasajeros que no solo facilite la movilidad de los habitantes, sino que promueva el turismo y la seguridad del transporte entre las islas.

“Se está perdiendo una oportunidad dorada para hacer progresar esta región de Colombia (…) el desarrollo acelerado de las islas no solamente traerá consigo beneficios a la población del archipiélago sino que es la pieza esencial de una estrategia de afirmación de la soberanía colombiana en el Caribe”, puntualiza Hommes.

Temas relacionados