Las realidades de la reparación

El presidente Juan Manuel Santos reconoció que el Estado no tiene la capacidad de reparar a todas las víctimas del conflicto armado de un día para otro, aunque resaltó que su gobierno ha hecho un esfuerzo monumental, desde el punto de vista institucional y financiero, el cual la comunidad internacional ya reconoce.

/Cristian Garavito

 “El Estado no tiene capacidad para atender a todas las víctimas al mismo tiempo”, dijo el jefe de Estado en una entrevista con Señal Radio Colombia, con ocasión del Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas. En este sentido, indicó que la reparación iniciada por su gobierno —único caso emprendido antes de terminar un conflicto— es fundamental para lograr “esa paz estable y duradera que todos los colombianos anhelan”.

“Van más de 350.000 víctimas reparadas. Se han destinado más de $2,2 billones. Son cifras impresionantes, pero no se pueden reparar todos los casos de un día para otro”, enfatizó Santos, quien además, a propósito de la restitución de tierras, manifestó que “el esquema está funcionando, dando resultados, y ya se ha restituido un número importante de hectáreas”.

La celebración del Día de las Víctimas —con sesiones especiales en varias asambleas departamentales del país, en el Consejo de Bogotá y en el Congreso, además de marchas, conciertos y foros en diferentes sitios— se vio empañada por el asesinato en el municipio de Turbo, Urabá antioqueño, del reclamante de tierras Adán Quinto, líder de los consejos comunitarios de Curvaradó y Jiguamiandó en el municipio de Riosucio, departamento de Chocó, de donde se desplazó en el año 1997.

Mientras tanto en el Congreso, el representante a la Cámara Iván Cepeda, del Polo Democrático, denunció que las víctimas siguen viviendo en condiciones de pobreza, sin oportunidades y sin saber la verdad: “No basta con las medidas de reparación administrativa, contempladas en la Ley 1448, si las víctimas no pueden volver a gozar de una vida digna dentro de la sociedad”, expresó.

A su vez, Fabrizio Hochschild, coordinador residente y humanitario de la ONU en Colombia, destacó que “la mejor condición para la reivindicación de las víctimas es un acuerdo de paz”, lo cual, en su concepto, propiciaría “un proceso de restauración de derechos y reconstrucción de la confianza entre todos los sectores de la sociedad”.