"Recursos sí hay, pero no voluntad política": Feliciano Valencia

Feliciano Valencia, líder indígena y senador por el partido Mais, dice que, además de las posturas radicales, los voceros del gobierno deben superar las declaraciones que generan desconfianza sobre el propósito de la minga para avanzar en la discusión.

Feliciano Valencia, líder indígena y senador por el partido Mais, dice que el gobierno asume discursos radicales que estigmatizan a su comunidad. Archivo

Se cumplen 21 días desde que los indígenas en el Cauca decidieron tomarse la vía Panamericana para protestar por un presupuesto que, según ellos, responda a sus necesidades y por el cumplimiento de una serie de acuerdos que han hecho con gobiernos anteriores. La tensión ha escalado. Se han registrado más de 30 mingueros heridos, la muerte de un patrullero y el ataque a una misión de la Defensoría del Pueblo. Sumado a esto, el supuesto secuestro de un soldado generó que la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, suspendiera los diálogos con esta comunidad.

Y, aunque hay acercamientos para retomar la discusión, el panorama es complejo. Luego de la alocución en la que el presidente Duque reafirmó que no irá al Cauca hasta que se levante el bloqueo de la Panamericana, Feliciano Valencia, senador por el partido Mais y líder de la población Nasa, representó a su pueblo y a la oposición en una réplica hecha a las declaraciones del presidente, transmitida en un video vía Youtube.

(Lea: Feliciano Valencia: “Venga, señor presidente, acá no hay gente violenta”)

El exasesor del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), está en la minga. Si bien no es negociador con los voceros del Gobierno, es facilitador y llama a dejar de lado las posturas radicales y a dar paso a un diálogo que avance y resuelva la situación. En un contexto en el que la minga convocó a todas las comunidades indígenas para que se unan a la protesta, El Espectador habló con el senador Valencia sobre las exigencias de los indígenas, el liderazgo que ha ejercido el Gobierno en este caso y la postura del jefe de Estado.

Usted mencionó que la minga y el Gobierno tienen posturas radicales. ¿Cómo afecta eso al diálogo efectivo?

Si las partes no ceden, es complicado. El presidente Duque dice que no viene hasta que se alce el bloqueo de la vía y la minga dice que ese es el único mecanismo de garantía para que el Gobierno les cumpla. Se necesita un punto intermedio. Si esto sigue así, la minga puede estar dos o tres meses.

Entonces, ¿cómo avanzar?

Hay que avanzar en gestos que generen confianza. Hemos visto que hay funcionarios de alto nivel que, en vez de facilitar el acercamiento, lo que hacen es radicalizar aún más las posturas. Cuando el ministro de Defensa dice que acá se está secuestrando, que hay grupos infiltrados y que la minga se ha tornado violenta, la opinión sobre los indígenas se sesga. Por otro lado, la minga debe expresar la posibilidad de mirar opciones para el tema de movilidad.

¿Cómo ve el liderazgo de la ministra del Interior y del presidente Duque en este contexto?

Desde el inicio, la minga aceptó hablar con la ministra. Ha habido algunas inconsistencias en el discurso que deslegitima la minga y que no ayuda, siendo ellos interlocutores. Es decir, yo no puedo sentarme a negociar con alguien, mirarlo de frente, cuando él me está haciendo acusaciones a través de los medios de información. Eso se tiene que superar. Y creo que la ministra debe ser más avezada. Entiendo que puede estar limitada por asuntos legales y fiscales, pero tiene que darle claridades a la minga para generar confianza. Cuánto es el presupuesto que ofrece este gobierno, cuáles son las fuentes de financiación, cómo vamos a definir mecanismos que den seguridad y garantías, y luego ahí sí mirar la venida del presidente. El Gobierno debe facilitar más cosas, o si no vamos a caer en el círculo de conversar para dejar nuestras posturas, pero no permitir avances.

¿Por qué dice que los 10 billones asignados para la población indígena en el Plan Nacional de Desarrollo no están asegurados?

Si bien existe una ruta para llevar a cabo el Plan Cuatrianual del capítulo indígena, según el Gobierno, el PND tiene un vacío fiscal y pone en riesgo responder a todo lo que se está planteando. Además, el Congreso revisará y seguramente modificará este apartado, y ahí no tenemos suficiente músculo político para defender lo acordado. ¿Por qué no se crea un fondo especial para garantizar esa inversión? A ciencia cierta, hemos vivido cómo se hacen las transferencias del presupuesto a los municipios y cuando llegan los destinan para otra cosa. Cuando los indios van a ver su plata, ya no está. Los mecanismos son materia de preocupación.

Su pueblo exige que se cumpla el acuerdo con el gobierno anterior en el que el movimiento indígena planteó alrededor de 4.6 billones de pesos exclusivos para las necesidades de los indígenas y campesinos del Cauca, pero el presidente ha expuesto varias veces el déficit fiscal del país...

Recursos sí hay, pero no voluntad política. ¿Por qué le asignan cerca de 27 billones de pesos al Ministerio del Interior, cuando se firmó un Acuerdo de Paz? ¿Por qué le hacen concesiones tributarias a las multinacionales y transnacionales? Con eso, el Estado deja de percibir cerca de nueve billones de pesos por año. Se nos niega un presupuesto que estamos exigiendo hace 33 años.

¿Qué opina de la declaración de la vicepresidenta, en la que dijo que los indígenas del Cauca son en 11% de la población del departamento, que tienen casi el 40% de tierras, y que es exagerado que pidan más?

Desinforma a la opinión y nos pone contra la pared. En el Cauca tenemos 652.000 hectáreas, de las cuales el 70% es de vocación forestal y son zonas de conservación, entonces, no son aptas para labores agrícolas. Los 342.000 indígenas en este departamento solo usamos once mil hectáreas. Si las usamos, ponemos en riesgo el ecosistema de la población caucana y de todo el territorio colombiano. Pueden decirnos perezosos, que no nos gusta trabajar, pero estamos conservando los recursos para que el resto pueda vivir.