Reelección de Santos, un tema que seduce

Cada vez más se vislumbra en el ambiente político del país la posibilidad de un segundo periodo para el actual Gobierno.

Puesta sobre la mesa la tesis de que, una vez se surtan las elecciones de autoridades locales y regionales en octubre próximo, los partidos de la Unidad Nacional deberán abordar el tema de si la finalidad de la coalición es sacar adelante unos proyectos en el legislativo y gobernar o también elegir, pensando en la reelección del presidente Juan Manuel Santos, el país político comienza a percibir señales que, quiérase o no, apuntan en ese sentido.

En el mismo escenario en el que el viernes pasado el director del Partido Liberal, Rafael Pardo, puso a correr la idea —un conversatorio en la Cancillería sobre gobiernos de coalición en América Latina—, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, pronunció un discurso que, analizándolo con cuidado, puede representar, en parte, algo de lo que se piensa hoy en la Casa de Nariño.

Y lo primero, sin duda, es el ‘desmarque’ del expresidente Álvaro Uribe. “Gobiernos de unidad como el que actualmente rige en Colombia, permiten a los partidos tomar parte en la definición de la agenda pública nacional, influir, de manera concreta y verificable, en las decisiones macro de la política pública, sin que para ello deban renunciar a su identidad ideológica (...)”, dijo Vargas Lleras.

Y agregó: “De esta forma se materializa el pluralismo, específicamente el pluralismo político, así como muchos otros valores democráticos, como el respeto y la tolerancia por las opiniones diferentes y en ocasiones contrarias, y el consenso, que supera en términos de legitimidad a la regla de mayoría. Todos estos valores, al materializarse en la política, se replican en la sociedad, producen entre los ciudadanos la misma actitud de respeto y tolerancia por las posiciones antagónicas”.

Según el ministro, el desafío de la Unidad Nacional debe ser “insistir, insistir para obtener iguales o mejores resultados” y gracias a la coalición “se ha conseguido un nuevo ambiente político en el país, establecido un nuevo tono de cordialidad y creado una nueva gobernabilidad, más democrática”. Por lo visto hasta ahora, el presidente Santos no quiere meterse de lleno en el asunto de su reelección, pero todo indica que tarde o temprano deberá enviar una señal. Así lo reclaman los partidos de la Unidad Nacional.

Temas relacionados