¿Referendo para la justicia?

Enrique Gil Botero reconoció que recientemente ha sostenido reuniones con las altas cortes y con la Corporación Excelencia en la Justicia para tratar el asunto.

Enrique Gil, ministro de Justicia. / El Espectador

Al Gobierno le tocó destapar sus cartas. Después de que Blu Radio diera a conocer ayer que se trabaja en la convocatoria a un referendo para reformar la justicia, ante los escándalos de corrupción que hoy afronta esa rama, el ministro encargado de esa cartera, Enrique Gil Botero, reconoció que recientemente ha sostenido reuniones con las altas cortes y con la Corporación Excelencia en la Justicia para tratar el asunto. Y se sabe que el fiscal Néstor Humberto Martínez conoce la propuesta.

“Ya hemos emprendido la labor de socialización de lo sustancial, de los aspectos medulares que serían los que ameritan la reforma en la justicia. Se va a socializar con los partidos políticos, con la academia, con las altas cortes, con la sociedad en general, a través de unos mecanismos que ya se están implementando, siguiendo las instrucciones del señor presidente”, explicó Gil Botero. En este sentido, aclaró que, aunque se ha dicho que la fecha de la convocatoria del referendo sería el 10 de marzo de 2018, ello todavía no se ha definido.

Según trascendió, el referendo para reformar a la justicia estaría centrado en cuatro temas: eliminar las facultades electorales de las altas cortes, crear un nuevo organismo que investigue y juzgue a los magistrados, promocionar un enfoque más humanista y ético en los profesionales del derecho, y establecer medidas para descongestionar el sistema y combatir la mora judicial.

Las reacciones no se hicieron esperar. El procurador, Fernando Carrillo, quien ya había hablado de la vía del referendo para recuperar la confianza en la justicia, calificó como “pertinente” la propuesta que, en su criterio, debe ser construida con amplio debate técnico y participación ciudadana. Para el uribismo, la idea es una “cortina de humo” con posible interés electoral, como lo dijo el senador Ernesto Macías. Su copartidario en el Centro Democrático, Alfredo Rangel, considera que sería mejor una constituyente, y el senador Roy Barreras, de la U, cree que un referendo se quedaría corto, pues los cambios en la rama deben ser de fondo, con intervención de todos los cuerpos colegiados.