Renunciar al Congreso o no, la nueva encrucijada de Uribe

El presidente del Senado, Ernesto Macías, sostuvo que sólo cuando termine la incapacidad médica de la que goza el expresidente se tramitará su dimisión a su credencial de congresista, lo cual ocurrirá el 3 de agosto.

El expresidente Álvaro Uribe ya presentó su carta de renuncia al Senado, sin embargo, está no ha sido tramitada. Archivo-El Espectador

En medio del avispero que ha desatado la investigación que la Corte Suprema de Justicia adelanta contra el expresidente Álvaro Uribe, ha quedado congelada la decisión del exmandatario de renunciar a su curul en el Senado. Y es que el jefe natural del uribismo vive, nuevamente, una auténtica encrucijada en el alma -tal y como la calificó hace unos años a la decisión de lanzarse a la reelección-, pues abandonar su puesto en el Congreso tiene tantos efectos jurídicos como políticos.

Por eso, en la rueda de prensa que ofreció en la mañana de este lunes el expresidente, los periodistas le preguntaron si su renuncia sigue en firme, pues, a pesar de que la hizo pública en su cuenta de twitter, esta es la hora en que no ha sido tramitada oficialmente. Uribe, fiel a su estilo, contestó sin responder: “Es un tema insustancial.  Lo sustancial y relevante es que nunca he hecho nada para sustraer a la Corte del conocimiento de las investigaciones”, expresó Uribe, quien en varias ocasiones ha sostenido que su intención, al renunciar a su fuero como parlamentario, no es quitarle competencias a la Corte Suprema, sino dedicarse a su defensa.

Le puede interesar: El expediente contra Uribe

Sin embargo, no es importante cuál sea la motivación de Uribe. Lo único cierto es que de hacerse efectiva la renuncia al Senado, la Corte Suprema se verá enfrentada a tomar la decisión de mantener sus competencias investigativas, como lo hizo en el denominado capítulo de la parapolítica, o darle tránsito para que la investigación se tramite por la justicia ordinaria. Por eso la decisión de Uribe es compleja, pues en el caso en el que, siendo senador, se le dicte medida de aseguramiento el Centro Democrático terminaría perdiendo una curul.

Lea también: Las conversaciones claves para la investigación que se adelanta en contra de Álvaro Uribe

Y si renunciara a su credencial, su bancada en el Congreso y el gobierno de Iván Duque, que llegará a la Casa de Nariño el próximo 7 de agosto, tendrán que enfrentar a una oposición fortalecida sin el respaldo del congresista más votado en la historia y la voz más fuerte que tienen.  Por eso, la dimisión de Uribe no se ha hecho efectiva. Su principal alfil en el Congreso, el senador Macías, se ha asignado la demora, diciendo que la carta ya está en su oficina pero que no la ha tramitado a la espera que Uribe recapacite y no renuncie.

Le puede interesar: Los declarantes del caso Uribe

Con la intención de disuadir al expresidente, Macías viajó a la casa de Uribe en Rionegro este fin de semana, sin embargo, los detalles del encuentro no trascendieron. Lo que sí es público es la decisión de Macías de retener la renuncia hasta que Uribe aclare su encrucijada. “La carta la tengo en mis manos. Y yo he considerado lo siguientes: el presidente Uribe tiene una incapacitad médica hasta el 3 de agosto, y he considerado que mientras él esté incapacitado no iniciemos el trámite de la carta. Desde luego él me solicitó que la tramitara”, explicó a la W Radio Macías.

Y agregó el presidente del Congreso: “Él me pidió que tramitara la carta. Pero yo consideré personalmente que debía esperarse a que termine su incapacidad”, y agregó Macías: “La carta debe someterse a la plenaria y en ese momento la bancada tomará la decisión. La bancada le está pidiendo que reconsidere la decisión que ha tomado. El propio presidente electo, Iván Duque le ha pedido que reconsidere la decisión”.

Las palabras de Macías, sumada a la reacción de Uribe al ser indagado sobre la renuncia, da a entender que la dimisión de Uribe al Congreso no está en firme, y que la bancada del Centro Democrático está trabajando en función de la defensa de Uribe. En este contexto, lo más posible es que ni Macías ni el Centro Democrático vaya a actuar en contra de una decisión del expresidente, y que si la renuncia no se tramita o se niega en el Congreso, será con el beneplácito del expresidente. 

 

También le puede interesar: ¿Y por qué hay exguerrilleros en el Congreso de Colombia?