Renuncias: cuenta regresiva

La salida de Carlos Fernando Galán de la Secretaría de Transparencia de la Presidencia, anunciada ayer por el primer mandatario, Juan Manuel Santos, marca el comienzo de una serie de renuncias que se darán en todos los órdenes de los poderes públicos entre hoy y mañana, por parte de quienes aspirarán en las próximas elecciones a Congreso de la República.

En el marco de una reunión de la Comisión de Moralización, creada dentro del Estatuto Anticorrupción, Santos destacó la labor de Galán en la búsqueda de que la lucha contra la corrupción sea cada vez más eficaz y tenga más instrumentos. Agregó: “Hago este recuento porque Carlos Fernando Galán es uno de los funcionarios que tienen que retirarse del Gobierno para no inhabilitarse para la próxima contienda electoral”.

En los mentideros políticos se dice que Galán entraría a reforzar la lista al Senado de Cambio Radical y que el objetivo es aprovechar el capital político acumulado en la pasada aspiración a la Alcaldía de Bogotá, en la que obtuvo más de 280.000 votos. Alejandro Char, otra ficha clave para Cambio y consejero presidencial para las regiones, también dejaría su cargo y acompañaría a Galán en la aventura electoral de 2014.

Lo cierto es que la expectativa en torno a las renuncias crece como espuma. Hace algunas semanas se fue Samuel Azout de la Agencia Nacional de Superación de la Pobreza Extrema, y David Luna salió del Viceministerio de Asuntos Laborales. Incluso se ha dicho que Lucho Garzón, alto consejero para el Diálogo Social, podría salir para liderar la lista al Senado del Partido Verde, y que Aurelio Iragorri Valencia, consejero de Asuntos Políticos y Bruce Mac Master, director del Departamento para la Prosperidad Social, igualmente buscarían el Congreso. El tiempo corre.