Respaldo de EE.UU. a Minjusticia por propuesta para cambiar la guerra antidrogas

Yesid Reyes se reunió con el director de la Oficina de Política de Control de Drogas de la Casa Blanca, Michael Botticelli, para tratar temas de la lucha antidrogas en el país.

Michael Botticelli, director de la Oficina para el Control de Drogas de la Casa Blanca.
La reunión del ministro de Justicia, Yesid Reyes, con el subsecretario de Estado para Asuntos Antinarcóticos de EE.UU., William Brownfield, y el director de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca, Michael Botticelli, en Washington, giró alrededor de los cambios que quiere dar Colombia a la guerra contra las drogas y la eventual suspensión de las fumigaciones con glifosato.
 
Luego de que el ministro Reyes presentara el informe “Alternativas al encarcelamiento para delitos relacionados con drogas”, en el marco de la 57ª sesión de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (Cicad), que fue revelado por este diario, el gobierno de Barack Obama se pronunció a favor de abandonar la cárcel como medida para tratar a los eslabones más débiles del narcotráfico, es decir, a consumidores, cultivadores, “mulas” y microtraficantes.
 
En concreto, Michael P. Botticelli felicitó al gobierno Santos por iniciar una búsqueda que permita darles un tratamiento con perspectiva de salud pública a estos actores que, por ejemplo, representan el 20,3% de la población carcelaria en Colombia.
“Debemos huir de un enfoque que sólo confía en las fuerzas de seguridad y que estigmatiza al drogadicto. Ya hemos dado el primer paso para centrarnos en la perspectiva de la salud pública, sabemos dónde tenemos que ir, ahora el reto es la implementación”, sostuvo Botticelli al conocer el estudio. 
 
Por otro lado, según reveló Reyes, también fue tema de la reunión la eventual suspensión de las fumigaciones con glifosato que haría el Gobierno tras considerar el concepto del Minsalud que alertó sobre los probables riesgos cancerígenos de ese herbicida. La opción no es compartida por los Estados Unidos aunque, según dijo Brownfield, su gobierno respeta la autonomía de las autoridades colombianas en materia de drogas.
 
Paralelo al encuentro fue revelado un informe de la Oficina Antinarcóticos de la Casa Blanca, según el cual el número de hectáreas de cocaína sembradas en Colombia aumentó el 28% en 2014 (pasó de 80.500 a 112.000 hectáreas), después de varios años presentando una importante reducción.
 
“El cultivo de coca en Colombia se redujo en un 53% desde 2007 hasta 2012 y se mantuvo estable en 2013, debido a que los programas de erradicación aérea y manual mostraron buenos resultados”, dice un informe revelado por Caracol Radio.