La retoma del poder

La llegada de la Caravana a Cartagena medirá el pulso de una opinión que, de atenerse a las encuestas, ya pareciera haber tomado partido.

En varias ciudades del país, entre ellas Cartagena, amplios sectores ciudadanos respiraron vientos de cambio al posesionarse en enero de 2008 sus nuevos alcaldes, que fueron elegidos, más que por los programas enarbolados durante sus campañas, como reacción contra el clientelismo y las malas prácticas administrativas que habían sido lugar común en anteriores administraciones.

En el caso de la Heroica, una gran mayoría, que se tradujo en más de 116 mil votos de carne y hueso a favor de la Mariamulata, pedía a gritos un manejo transparente del erario y un ‘tatequieto’ a la clase política tradicional —los García Romero, los Cáceres, los Navas— mediante el ejercicio de un liderazgo que impulsara un profundo cambio en la actividad política local.

Hoy, a escasos 48 días de elegirse un nuevo mandatario, todo indica que, gane quien gane las elecciones, los políticos que se enfrentaron a Judith Pinedo (y a quienes ella, al menos durante una gran parte de su gobierno, mantuvo a raya y no les dio ningún tipo de participación visible), regresarán —orondos— al Palacio de la Aduana.

De acuerdo con varias encuestas, si las elecciones fueran hoy las más altas votaciones las obtendrían los candidatos Campo Elías Terán y María del S. Bustamante. El primero, un exlocutor que desde su noticiero acompañó siempre las causas de los mandatarios de turno, a quienes considera “sus grandes amigos”, y la segunda, una fisioterapeuta que se mantuvo en el Concejo durante cinco periodos consecutivos.

El amplio margen que muestran las encuestas entre uno y otro candidato, la ausencia de Terán en los principales foros y la expectativa por la presunta inhabilidad de algunos aspirantes, que deberá resolver esta semana el Consejo Nacional Electoral, pareciera haber influido en el ambiente electoral de Cartagena, el cual no se muestra tan caliente como en épocas anteriores.

Hace cuatro años, en diferentes círculos se hablaba de la necesidad de promover un proceso ciudadano que permitiera enfrentar al candidato que respaldaban el alcalde de la época, Nicolás Curi, y la mayor parte de la clase política local.

Hoy la situación es distinta, ya que aun varios de los críticos más acérrimos de esta clase política respaldan sin ningún tapujo a sus candidatos, al parecer como reacción a “la frustración producida por el fracaso del modelo impuesto por la alcaldesa, quien adoptó importantes políticas sociales pero no entendió que su responsabilidad iba mucho más allá de la mera gestión gubernamental”, como señala el concejal Jorge Cárcamo.

Cárcamo, quien llegó al Concejo respaldado por el mismo sector que impulsó la candidatura de la actual mandataria y quien se marginó de la actual contienda política al no aspirar a la reelección ni apoyar a ningún candidato a la Alcaldía, acusa a Pinedo de haber propiciado, por omisión, que la clase política tradicional esté a punto de retomar el poder.

Por su parte, Tomás Batista, director de la corporación Cartagena Visible, que ejerce control social sobre los comicios, al lado de otros colectivos de la sociedad civil, reconoce que en Cartagena se percibe que “hay candidaturas a la Alcaldía que cuentan con un fuerte apoyo político y financiero”, por lo que se las ve como potencialmente ganadoras, pero asegura que “numerosas personas vamos a insistir en que los aspirantes no contaminados se unan para sacar adelante una candidatura realmente ganadora”.

En efecto, en los corrillos de la capital de Bolívar circulan rumores sobre una eventual alianza entre los candidatos Dionisio Vélez, Roxana Segovia, Jhonny Romero, Miguel Raad y Carlos Díaz, similar a la que se fraguó hace cuatro años en el denominado ‘Diálogo de la Catedral’.

Y también, como hace cuatro años, desde las páginas editoriales, la academia y los círculos empresariales comienzan a agitarse los vientos de unión.

Curiosamente, en los parques y plazas del Corralito de Piedra se habla más de estas posibilidades y de quién financia a quién en la actual campaña, que de los galopantes problemas que padece la ciudad, entre ellos la inseguridad, el caos vehicular y el desaforado aumento de los cordones de miseria que circundan su periferia.

“Soy un candidato de la gente”: Terán

La campaña del periodista y ahora aspirante a la Alcaldía de Cartagena, Campo Elías Terán, ha estado salpicada de críticas por la presunta cercanía con la clase política tradicional de la Heroica, también hay quienes señalan que ha aprovechado el reconocimiento de la ciudadanía para promover una aspiración popular, pero sin propuestas de fondo.

En diálogo con El Espectador, el candidato afirmó que “en todos los años que me he desempeñado como periodista lo he hecho con vocación de servicio para resolver los problemas de todos los cartageneros. Mi campaña nació sin respaldos políticos y por eso puedo dar la garantía de que voy a contar con un gabinete de primer nivel y conformado con total independencia”.

El periodista, ahora candidato, afirmó que “quienes señalan que estoy respaldado por las maquinarias se equivocan. Soy el candidato con mayor posibilidad de ganar y por eso se han acercado desde diferentes sectores, pero he dejado claro que eso lo hago sin ningún tipo de compromiso. Con el Concejo espero que trabajemos de forma conjunta sin comprometer la gobernabilidad”.

Del Concejo para la Alcaldía

La candidata de Cambio Radical, María del S.  Bustamante-, tiene un origen político más tradicional. La vida pública no le es ajena pues ha sido miembro del Concejo de Cartagena en tres ocasiones, factor que la relaciona con la política tradicional de Bolívar.

Asegura que esa experiencia en el cabildo de Cartagena la convierte en la candidata mejor preparada para asumir la dirigencia de la ciudad. Aunque es evidente el respaldo político de Cambio Radical, en especial de la senadora de esta colectividad Dayra Galvis y del representante a la Cámara Hernando Padauí, su aspiración la oficializó a través de firmas, según ella para garantizar la independencia en la toma de decisiones al momento de llegar a la dirigencia de la Heroica.

Entre sus prioridades para Cartagena está trabajar en temas como seguridad, movilidad, gratuidad de la educación y seguridad alimentaria. “Un proyecto político nuevo, incluyente y con inversión en la gente”, asegura Bustamante.