“Retoques” de Santos a la reestructuración de la Presidencia

Dos cambios a la reforma que le hizo el Gobierno a la cúpula de la Rama Ejecutiva en Colombia.

Presidencia

Durante los últimos días el Gobierno ha expedido dos decretos en los que cambia funciones que ya le habían sido asignadas al círculo más cercano del presidente Juan Manuel Santos a través de la “reestructuración de la Presidencia”, que quedó en firme en septiembre de 2014.

Por ese entonces, Santos asignó a la Dirección para Proyectos Especiales del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República la función de ejercer la Secretaría Técnica de las Comisión Intersectorial del Océano, que antes era función del Ministerio de Defensa.

Según fuentes de la Casa de Nariño, ya en la práctica, la utilidad del cambio en la secretaría técnica fue puesta en entredicho y, finalmente, el mismo Gobierno comprobó que la experticia de las Fuerzas Militares en la coordinación de la política sobre asuntos del Océano y los espacios costeros ameritaba un ‘reversazo’.

Así las cosas, el pasado 13 de febrero, la Secretaría Técnica de la Comisión del Océano pasó de nuevo al Mindefensa mediante un decreto presidencial. Un papel que no es de poca monta pues, aunque la presidencia del organismo está en manos de la Vicepresidencia, la información sobre los diferentes asuntos estratégicos, científicos, tecnológicos, económicos y ambientales relacionados con el desarrollo de los mares colombianos y sus recursos pasará por esa cartera, de nuevo.

Por otro lado, el 9 de febrero de este año, Santos tuvo que derogar el decreto 1647, firmado el mismo día que el decreto anterior, el 2 de septiembre de 2014, en el que le otorgó los denominados súperpoderes a Germán Vargas Lleras, el vicepresidente.

La derogatoria la hizo con un nuevo decreto que repetía, casi que idéntico, el texto del 1647. Lo único que eliminó de las funciones de Vargas fue la presidencia de la Comisión Intersectorial del Espacio que, de ahora en adelante, será una de las tareas de Néstor Humberto Martínez, el ministro de la Presidencia.

Esta comisión, que tiene la función de ampliar el conocimiento de las autoridades colombianas “sobre la tierra y el espacio, mediante la utilización de satélites de comunicación, observación y navegación, entre otros tipos de tecnologías espaciales”, ha sido cuestionada recurrentemente por no presentar mayores avances en el diseño de políticas públicas.

La Comisión Intersectorial del Espacio fue creada durante el gobierno de Álvaro Uribe, cuando, desde Kazajistán, fue lanzado Libertad 1, el primer satélite fabricado en el país que estuvo en órbita. En 2013, el vicepresidente Angelino Garzón, quien presidía la Comisión, recomendó la compra de un satélite de comunicaciones.

En septiembre de 2014, el recién posesionado vicepresidente Germán Vargas Lleras, con la presidencia de la Comisión Intersectorial del Espacio, desechó la compra de dicho satélite y decidió que Colombia seguirá comprando información satelital a terceros pues, según explicó Vargas, resulta más barato comprar información que un satélite nacional.