"A revisar el Plan democracia"

En tres días las Farc asesinaron a 21 miembros de la Fuerza Pública. El presidente reconoció que hubo fallas en los protocolos de seguridad.

Los familiares de los 10 militares asesinados el pasado viernes en zona rural de Tumaco (Nariño) no terminaban de enterrar a sus muertos y las Farc ya estaban propinando nuevos golpes a la Fuerza Pública en otros puntos del país. El pasado sábado asesinaron a 10 uniformados en Fortul (Arauca) y ayer a un policía en Florencia (Caquetá).

Tras la seguidilla de ataques, el presidente Juan Manuel Santos realizó un consejo extraordinario de seguridad en Arauca. Antes de partir a la reunión expresó públicamente sus condolencias a los familiares de las víctimas. “La muerte de un solo soldado o policía nos duele inmensamente. Y, por supuesto, de diez duele sobremanera”, dijo.

Luego admitió que en los ataques que se registraron el fin de semana hubo fallas de las tropas que facilitaron la acción de la guerrilla. “Estos hechos, el de Tumaco el viernes y el de Arauca el sábado son producto de fallas en los protocolos de seguridad. Si se cumple rigurosamente el procedimiento, estas unidades no tienen por qué sufrir estas consecuencias. Eso es lo que vamos a revisar”, afirmó el primer mandatario de los colombianos.

Al consejo extraordinario lo acompañaron el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, las autoridades locales y los altos mandos militares, quienes se desplazaron hasta Arauca. Allí, el presidente indicó que se revisará toda la estrategia del Plan Democracia en el sur del país. Además, indicó que se coordinarán nuevos refuerzos a las guarniciones militares para evitar nuevos ataques.

Las medidas parecen más que necesarias, ya que fue un fin de semana negro para las Fuerzas Militares en el sur del país, donde las Farc concretaron tres golpes contundentes y en los que asesinaron a 21 miembros de la Fuerza Pública. Estos ataques de la guerrilla fueron justo en medio del plan de seguridad que se desplegó en todo el territorio nacional para brindar seguridad en las elecciones locales, que se desarrollarán el próximo fin de semana.

Sin embargo, fue justo esta época en la que las Farc incrementaron sus acciones terroristas, como parte de un plan de consolidación en el sur del país y especialmente en las fronteras, como lo reveló a El Espectador una alta fuente militar. Como parte de la estrategia, está la de dar grandes golpes en el sur del país, similares a los que protagonizó hace 15 años. Este fin de semana se notó que la guerrilla eligió para sus tres golpes zonas completamente distantes, para desviar la atención de las tropas y, especialmente, en las zonas fronterizas con Ecuador y Venezuela.

Ante el conocimiento de este plan de las Farc, las Fuerza Militares se encuentran en alerta máxima. Por esta razón, gran parte de la Fuerza Pública está volcada en la vigilancia y en la recuperación del sur del país. La Fuerza Aérea reforzó su presencia con aviones arpía y helicópteros, y el Ejército envió la Fuerza de Tarea Omega, para reforzar las acciones militares.

Los ataques

El ataque en Fortul (Arauca) ocurrió a las 2:00 de la tarde en la vereda Caño Verde, jurisdicción del corregimiento de Santo Domingo, donde se encontraba patrullando un pelotón militar, perteneciente al Batallón de Combate Terrestre 45, de la Brigada Móvil Cinco. El frente décimo de las Farc, con armas no convencionales como morteros artesanales y cilindros de gas cargados con explosivos, atacaron al grupo de uniformados. De acuerdo con la Octava División del Ejército, los uniformados adelantaban trabajos de vigilancia y protección de la comunidad, al igual que del sistema vial del sector.

Producto de la emboscada murieron un teniente, un cabo y ocho soldados y tres más resultaron heridos. Las víctimas mortales fueron el subteniente Carlos Alberto Cifuentes Perdomo, el cabo segundo Jaiber Hernán Lozano Neira y los soldados Luis Bobadilla Pérez, Sergio Duarte Naranjo, Luis Jiménez Moreno, Juan Arley Ocampo Sanjuán, Milton Pedraza Rangel, Cristian Rodríguez Burbano, John Rodríguez Gaitán y Diego Villalba Camargo.

Los heridos, que se encuentran en delicado estado de salud, son los soldados Darío de Jesús Flórez Ferrer, Hernán Zárate León y Hugo Peña Arjona. Ellos reciben atención médica en el hospital San Vicente de Paúl de la ciudad de Arauca.

Los generales Jaime Reyes, comandante de la Brigada 18 del Ejército, y el general Ernesto Maldonado, comandante de la Octava División, viajaron a Tame para dirigir las operaciones en contra de los guerrilleros que cometieron el ataque. En la noche del sábado se registraron enfrentamientos en la zona. “Estamos desarrollando operaciones de persecución, que se coordinan desde Tame, Arauca y Yopal, donde está ubicada la sede de la Octava División del Ejército, responsable de perseguir a estos guerrilleros que causaron la muerte de los diez militares”, dijo El general Maldonado, comandante de la Octava División del Ejército.

La segunda acción insurgente se registró en Florencia (Caquetá), en donde los insurgentes activaron una carga explosiva al paso de un grupo de policías que iban a escoltar a un congresista. En el ataque murió el patrullero Nelson Romero y resultaron heridos otros cinco uniformados. “Es un hecho que tenemos que lamentar hoy, donde las Farc nuevamente atentan contra la comunidad, la tranquilidad y la paz de Colombia”, dijo el general José Segura, comandante de la Regional 2 de Policía.