Revivir las horas extras ¿promesa incumplida?

Aunque en campaña de reelección el presidente Santos prometió una iniciativa en ese sentido, el Congreso cerró sesiones y no se avanzó en el tema.

Archivo El Espectador

Uno de los temas en los que no se avanzó en nada por parte del Gobierno Nacional y el Congreso de la República está directamente relacionado con las garantías y derechos de los trabajadores.

Aunque en junio de 2014, durante la campaña de reelección, el presidente Juan Manuel Santos prometió revivir las horas extras para que sean a partir de las 8 de la noche y no a partir de las 10 de la noche –como está actualmente–, no se discutió nada sobre el tema.

"El proyecto de ley para restablecer las horas extras, ese proyecto está listo y lo vamos a presentar el 20 de julio", dijo en su momento el entonces presidente candidato. (Lea: Santos promete revivir horas extras para trabajadores)

Y pese a esa promesa, pasó un año de la legislatura y no hubo avances para regresar al régimen anterior para liquidar la jornada nocturna de los trabajadores.

Aunque en varias deliberaciones extraoficiales la mayoría de partidos señalaron que quieren derogar la ley que recortó las horas extras, nunca ni en las comisiones séptimas ni en las plenarias del Senado y la Cámara se debatió el tema. (Vea: Estudian proyecto que amplía horas extras nocturnas)

Sin embargo, dos senadores de la unidad nacional, Luis Fernando Velasco (liberal) y Jimmy Chamorro Cruz (La U) radicaron a título personal proyectos para reacomodar el pago de las horas extras. Estos proyectos no fueron aprobados en el Congreso y una vez más se deberá esperar por este tema.

La semana pasada al ser consultado sobre el tema, el senador Álvaro Uribe Vélez insistió en que “las horas extras no se disminuyeron ni se aumentó la jornada ordinaria”.

Se permitió que las ocho horas de trabajo se pudieran contabilizar en cualquier momento entre las 5 de la mañana y las diez de la noche”, señaló.

En el gobierno de Uribe se promovió la modificación del artículo 160 del Código Sustantivo del Trabajo que implicó un cambio en la forma en que los trabajadores perciben ingresos por pago de horas extras, recargos nocturnos, dominicales y festivos.