Roy Barreras pide un plan urgente y claro de atención a la ola migratoria venezolana

Desde Cúcuta, el senador propuso revisar las inversiones de orden nacional, porque la ola migratoria es inevitable y permanente, y son un riesgo para la estabilidad nacional y regional.

El senador Roy Barreras. Archivo

El senador Roy Barreras, del partido de la U, le pidió al Gobierno revisar las prioridades de gestión inmediata en el comienzo de 2018, las cuales, en su concepto, deben estar centradas en la reanudación de la mesa de conversaciones con la guerrilla del ELN y afrontar la masiva migración de ciudadanos venezolanos que actualmente se registra en la zona de frontera de Norte de Santander.

"Que por la frontera nortesantandereana ingrese a Colombia una población similar a todos los habitantes de Cúcuta, no solo implica un drama humanitario por ese desplazamiento ocasionado por el hambre y el fracaso del gobierno venezolano, sino que también pone en alto riesgo la estabilidad  de la región y del país", advirtió el congresista.

En una visita a Cúcuta, Barreras insistió  en que “es hora de que Colombia revise sus prioridades de gestión inmediata”, pues “el proceso con las Farc tuvo éxito y su tarea de implementación será permanente, pero en este enero del 2018 hay dos prioridades urgentes para esta región de Colombia: la primera, reanudar los diálogos con el ELN para no echar a perder la esperanza de paz que empieza a respirarse por primera vez en 50 años en este departamento y en zonas del Arauca y del Casanare”.

La segunda prioridad, dijo, es establecer con urgencia un plan claro de atención a la ola migratoria venezolana. “Más de 500 mil migrantes en cifras oficiales, que pueden ser muchos más, no solamente generan una crisis en la región, sino que alteran los indicadores de pobreza y echan atrás los indicadores sociales de empleo, nutrición e inseguridad ciudadana, desvirtuando los logros que ha tenido Colombia en los últimos años. 700 mil personas son ni más ni menos que el 10% de todos los pobres que había en Colombia en el 2010 y acrecentar esa población que está toda por debajo de la línea de pobreza, implica una atención humanitaria urgente  y prioritaria”.

Barreras enfatizó que no basta con las medidas coyunturales: “Es necesario revisar las inversiones de orden nacional, porque la ola migratoria es inevitable y permanente, y no por razones humanitarias sino en razón de la estabilidad nacional y regional, se necesitan planes nacionales eficaces y concretos de atención en esta grave crisis”.