Salvavidas a leyes a punto de hundirse por errores de trámite

Código de Extinción de Dominio y la reforma al Código Penitenciario y Carcelario volverían a ser votadas este miércoles.

Archivo El Espectador

La decisión de la Corte Constitucional de tumbar la reforma al fuero penal militar por errores de trámite puso en alerta al Congreso de la República en donde varios de los proyectos más importantes para el Gobierno Nacional habrían sido tramitados con las mismas fallas y ahora tienen que ser votados nuevamente para evitar que el alto tribunal las deje sin validez.

Se trata del Código de Extinción de Dominio y la reforma al Código Penitenciario y Carcelario que se habrían votado cuando la Comisión Primera y la Plenaria del Senado sesionaban de forma simultánea. Este fue el mismo argumento por el cual la Corte Constitucional hundió el fuero militar.

El presidente de la Comisión Primera, senador Juan Manuel Galán, explicó que “de acuerdo con la interpretación que hizo la Corte en cuanto a la coincidencia de dos sesiones, la de comisión y plenaria, a pesar de que solo había apertura de registro y no de sesión, es mejor votar de nuevo los proyectos”. Por eso, los proyectos que estaban listos para ser debatidos en último debate serán devueltos y votados este miércoles.

La principal preocupación tiene que ver con el trámite de la ley que permitiría que el referendo por la paz, con el cual la ciudadanía ratificaría los acuerdos entre el Gobierno y las Farc en La Habana, coincida con las elecciones al Congreso o la Presidencia. En el trámite de esta ley, que ya fue conciliada en Senado, se habría cometido el mismo error y pese al afán del Gobierno por lograr su aprobación tendría que ser devuelto a la Comisión Primera lo que retrasaría por lo menos dos semanas su trámite.

Para evitar decisiones contrarias de la Corte Constitucional, la reapertura de votación de las iniciativas se amparan en la ley quinta (reglamento del Congreso), que en el artículo segundo señala que “la corrección formal de los procedimientos. Tiene por objeto subsanar los vicios de procedimiento que sean corregibles, en el entendido que así se garantiza no sólo la constitucionalidad del proceso de formación de las leyes, sino también los derechos de las mayorías y las minorías y el ordenado adelantamiento de las discusiones y votaciones”.