Santos abrió celebración del Día de la Independencia en San Andrés

En la isla se realizó el tradicional desfile militar que marcó el inicio de la conmemoración de los 202 años de la Independencia Nacional.

Juan Manuel Santos encabezó las celebraciones del Día de la Independencia en San Andrés, cuya soberanía reclama Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El presidente, sus ministros, su familia y numerosos curiosos asistieron al tradicional desfile militar con el que se conmemora el Grito de Independencia del 20 de julio de 1810, que llevaría nueve años más tarde a la separación de Colombia del reino de España. Los niños hicieron parte importante del desfilde del 20 de Julio.

Antes del discurso de Santos en San Andrés, la Casa de Nariño publicó un comunicado en el que además de resaltar el orgullo de "ser colombiano", comentó que el "país celebra esta fecha en un contexto de progreso que lo llena de optimismo, al observar con satisfacción que Colombia avanza en la dirección correcta".

Confesó que aunque quedan muchos problemas relacionados con la seguridad, el desempleo y la pobreza, "la buena noticia para el país, y para ustedes en el exterior, es que avanzamos como nunca antes para mejorar la situación de los colombianos que más lo necesitan", explica en el comunicado de la Casa de Nariño.

El presidente Santos tiene también previsto viajar a Bogotá en horas de la tarde para instalar el Congreso y asistir al Te Deum en la Catedral Primada.

Conflicto con Nicaragua

El pasado 9 de mayo, la CIJ con sede en La Haya empezó las deliberaciones sobre el litigio que enfrenta a Nicaragua con Colombia sobre la soberanía del archipiélago de San Andrés y Providencia y la frontera marítima entre ambos países.

El Gobierno nicaragüense formalizó su demanda en 2001 tras declarar inválido un acuerdo bilateral limítrofe de 1928, por considerar que fue firmado cuando su territorio estaba ocupado por Estados Unidos.

La CIJ adoptó en diciembre de 2007 una primera decisión, que confirma la validez y vigencia del tratado de 1928, con lo que excluyó del caso a San Andrés, Providencia y Santa Catalina, las islas mayores del archipiélago.

Además de los territorios de ultramar, Nicaragua busca que sean reconocidos como suyos unos 50.000 kilómetros cuadrados de aguas del Caribe.

Estas islas fueron testigo del paso desde el siglo XVI de piratas y diversos colonos europeos, pero sus habitantes solicitaron a la Corona española en 1802 depender del Virreinato de la Nueva Granada.

Hoy son un importante centro comercial y turístico para la economía colombiana, desde que en 1953 el general Gustavo Rojas Pinilla, quien gobernó con mano dura Colombia entre 1953 y 1957, las declaró como puerto libre.