Santos busca el apoyo conservador

El presidente se reunirá con los parlamentarios que respaldaron su reelección para tender puentes y mantener sólida la Unidad Nacional.

Los conservadores santistas asistirán a la Casa de Nariño.

El presidente Juan Manuel Santos no la tendrá fácil en su segundo gobierno. Además de su obsesión de sacar adelante la paz negociada con las Farc y el Eln —que tendrá que ser reglamentada en el Congreso—, ha propuesto tramitar las reformas política, a la justicia, la salud, la educación y las regalías. Para cumplir es necesario tener una coalición sólida que garantice el tránsito de las normas en el Legislativo, por lo que está buscando el apoyo del Partido Conservador y sus cerca de 50 parlamentarios.

Hoy se reunirá con los conservadores reeleccionistas, y aunque los parlamentarios afirman que se trata de un encuentro informal, en el que el mandatario les reconocerá su aporte en la reelección, la verdad es que los azules santistas serán los encargados de tender el puente entre el Gobierno y el oficialismo conservador para que se mantengan en la Unidad Nacional.

Los acercamientos ya se han dado y un grupo de parlamentarios afirmó que no harán oposición. De ahí al reingreso a la coalición sólo hay un paso, pero, según conoció El Espectador, será condicionado. Uno de los temas es mantener vigente el acuerdo que realizaron con Santos en 2010, el cual garantizaba la representación burocrática del partido que hoy tiene los ministerios de Agricultura, Hacienda y Ambiente.

El segundo punto es la representación en el Congreso. Luego de las elecciones, los partidos que acompañaron al presidente —Liberal, U y Cambio Radical— están reclamando las presidencias de Senado y Cámara, y han llegado a un acuerdo para que los conservadores no alcancen esta dignidad. Esta sería una de las exigencias: “Si el Partido Conservador se mantiene en la Unidad Nacional, esperamos que no sea un invitado de segunda”, dijo el senador Arturo Yepes.

Pero Santos no la tendrá fácil porque el Partido Conservador está dividido y su excandidata a la Presidencia Marta Lucía Ramírez encabeza una rebelión y aspira a ser elegida presidenta del Directorio Nacional Conservador. La posición de Ramírez es que “si el conservatismo se une a Santos estaría condenándose a desaparecer” y asegura que “el único camino es salir de la coalición y ser una alternativa de poder en 2018”.

Entre estas dos aguas navegan las propuestas de Santos y su margen de gobernabilidad en el Congreso. Mientras por un lado los conservadores santistas, como Carlos Barriga, sostienen que “hay que continuar con la paz, apoyados por el Partido Conservador, hasta llevarla a buen puerto”, por el otro están quienes consideran que la colectividad debe labrar su propio camino. El encuentro de hoy será fundamental para el mandatario si quiere continuar con los azules en su mesa de Unidad Nacional.