'Santos debe tener tratamiento de candidato presidencial'

Esta es la petición que le hará el Polo al Consejo Nacional Electoral.

Aunque el ministro el ministro del Interior, Fernando Carrillo, reafirmó este miércoles, en un foro en la Universidad El Rosario, que el Gobierno dará plenas garantías a la oposición en las próximas jornadas electorales, diciendo además que habrá “grandes oportunidades de participación en el funcionamiento del sistema electoral”, lo mismo no creen los miembros de la oposición en el país, para quienes el temprano anuncio del presidente Juan Manuel Santos de querer reelegir sus políticas los deja en una condición de clara desventaja.
Para Carlos Gaviria, excandidato presidencial por el Polo y exmagistrado de la Corte Constitucional, el tema de la oposición es cultural y normativo. “En Colombia no hay democracia, está por construir. Una de esas fallas consiste en que aquí ser opositor es ser enemigo del Gobierno, cuando es simplemente ser un contradictor, que tiene propuestas diferentes, y por esto hay que llenar de garantías a la oposición para que no haya traumatismos cuando existan cambios de Gobierno”.

Gaviria cree que hay espacios para la oposición que se han cerrado. Contó que cuando era presidente del Polo, la canciller Consuelo Araujo lo invitó para contarle en qué iba el pleito entre Colombia y Nicaragua ante el Tribunal de La Haya y que lo invitaban, incluso, a conferencias sobre política internacional en el Palacio de San Carlos. “Eso se canceló”, dijo Gaviria, para quien hoy los partidos “son meras empresas electorales sin norte ideológico”. 

Para Gaviria la falta de voluntad del Gobierno ha sido la causante de que hoy no se haya dictado una ley estatutaria que recoja los derechos de lo que necesita una campaña de oposición. La tarea es ante todo pedagógica, señala Gaviria, y consiste en entender y propagar la idea de que una persona puede tener una propuesta radicalmente opuesta y no ser un enemigo. “No hay nada más satanizado en Colombia que ser de oposición”.

Gaviria concuerda con el exministro de Estado, Fernando Cepeda, en que lo ideal sería entonces un esquema Gobierno –oposición, el modelo que Cepeda intentó implementar en la administración de Virgilio Barco, y por el cual solo duró siete meses en esa cartera, ante la resistencia que causó. “Este sistema no ha enraizado en Colombia. Aún no se ha entendido que la oposición no debe quedar excluida de las tareas del Estado”, dijo Cepeda, quien confesó que en esos años los primeros enemigos de que el gobierno de Barco tuviera en cuenta a los conservadores fueron los mismos liberales. Una época en la que se pensó en la incorporación de la UP a la vida política. Hoy, con las conversaciones entre el Gobierno y las Farc, es muy importante que las guerrillas sientan que tienen garantías para hacer oposición política, señaló Cepeda.

Por eso, aunque siempre se ha dicho que la Constitución contempla las garantías de la oposición, sigue siendo necesaria la creación de un estatuto de oposición que precise esa participación. ¿Pero cómo desarrollar ese estatuto? Cepeda responde que lo principal es que el texto no sea redactado solo por el Gobierno sino también por los grupos de oposición.

Por su parte, Horacio Serpa, exgobernador de Santander y constituyente de 1991, señaló que él cree, en cambio, que se ha avanzado bastante en la creación de un estatuto de oposición. Dijo conocer el trabajo de una comisión asesora del Gobierno en ese tema que se ha reunido principalmente con el Polo para avanzar en la ley estatutaria que permita garantías de oposición.

Sin embargo, para Serpa hoy no hay oportunidad de disputarle el poder al presidente Juan Manuel Santos, de concretizarse su reelección. “Las diferencias de entrar al Gobierno estando afuera son muy grandes. No es posible que por la legislación, por el umbral, vayan a desaparecer del Congreso en las próximas elecciones las representaciones de los partidos minoritarios”, afirmó Serpa.

Entonces, ¿qué posibilidades se les podría brindar actualmente a la oposición? Serpa dice que el acceso a los medios de comunicación es clave, pero un acceso pertinente, porque contó que durante la administración conservadora de Andrés Pastrana el Partido Liberal, entonces en la oposición, pidió al Consejo Nacional Electoral el derecho a la réplica, tras una alocución presidencial. El órgano electoral les concedió este derecho pero solo tres meses después, cuando ya el tema había pasado a la historia y no lo recordaban ni los liberales. También plantea que un esfuerzo del Gobierno para dar estas garantías podría ser que la oposición tenga posibilidades en la junta de relaciones exteriores.

Para Jaime Dussan, integrante y expresidente del Polo Democrático, no se puede esperar a que se concretice el estatuto de la oposición para darle garantías a la oposición, porque el anuncio de Santos de querer reelegir sus políticas con el apoyo de la fundación Buen Gobierno hace urgente la creación de espacios para quienes tienen vocación de poder pero no lo tienen.

“¿Cuáles son las garantías si el Gobierno ya empieza a violentar las reglas de la Constitución adelantando esta campaña desleal?”, se pregunta Dussan. Por esa razón, el Polo le va a pedir al Consejo Nacional Electoral que le dé un tratamiento de candidato presidencial a Juan Manuel Santos. “Ya vamos 5 -0 perdiendo y no ha empezado el partido”, dijo Dussan, quien además reconoció que con el gobierno de Santos se inició un diálogo, primero cuando Germán Vargas Lleras era ministro del Interior, para acordar cómo sería ese estatuto de oposición. Al final, no hubo acuerdo porque según Dussan, “Vargas Lleras pretendía adornar solo con tres garantías el documento para sacarlo adelante”.

Cuando Fernando Carrillo pasó a esta cartera se volvieron a cuadrar fechas para darle curso a esa discusión pero las negociaciones en La Habana detuvieron todo, porque es claro que antes de que en La Habana se aborde el punto dos de la agenda, el que contempla las garantías políticas de la oposición, no se puede abordar la materia con el Gobierno al interior del país.

El tema de los tiempos es otro aliciente para pensar que la discusión sobre un estatuto de oposición está cruda, así lo manifestó Antonio Navarro Wolf. “Por rápido que quieran sacar un proyecto de ley sobre el tema se demoraría seis meses y al ser ley estatutaria la revisión en la Corte se demoraría otros seis meses, es decir junio de 2014, ya no sería para las próximas elecciones”, dijo Navarro. Para este exconstituyente “mientras tanto aunque el Gobierno tiene oposición por la derecha, por el centro y por la izquierda, tiene el enorme poder que le da el presupuesto”.

Por esa razón, los miembros de la oposición esperan salidas inmediatas del Gobierno. Por ejemplo, que los partidos de oposición tengan representación en el Consejo Nacional Electoral, y que el Gobierno les conceda un espacio en televisión para la replica. Esto dice Dussan, pero al tiempo que hace estas peticiones señala que no hay voluntad, porque estas son garantías que ya le pidieron al Gobierno desde febrero y que el ministro del Interior, Fernando Carrillo, “sigue estudiando”.

Por eso pide que al menos les den seguridad a sus miembros y que se dicte un
Decreto que ayude con condiciones de financiación para que las garantías de la oposición no se queden solo en la Constitución, porque en sus palabras “eso mama. Necesitamos mensajes concretos por parte del Gobierno”.