Santos encarrila la Unidad Nacional

El enfrentamiento entre el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor, Álvaro Uribe, en la Asamblea del Partido de la U, se convirtió en el preámbulo de un duro choque entre quienes respaldan las banderas de cada uno: los santistas, convencidos de que la salida al conflicto es la negociación política, y los uribistas, que ratifican su compromiso con las políticas de seguridad democrática y la no negociación con las Farc.

Es con este panorama de división en su partido —la U— que el primer mandatario está demostrando de nuevo su capacidad para sacar el mejor beneficio y mantener firme la coalición de la Unidad Nacional. Su bastión estratégico para dicha solidez es el Partido Liberal, que bajo el paraguas de Santos ha izado las banderas de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras y la del Primer Empleo, a cambio de un respaldo total al mandatario.

Ahora, en la coyuntura actual, el liberalismo está aprovechando el ambiente de división en la U y le ratificó su apoyo a Santos anoche en una reunión realizada en la casa del senador Camilo Sánchez, en la que estuvieron la mayoría de la bancada roja en el Legislativo; el presidente del Partido, Simón Gaviria; el exgobernador de Santander, Horacio Serpa, y los expresidentes César Gaviria y Ernesto Samper. Los liberales le expresaron al jefe de Estado su respaldo al proceso de paz e, incluso, a una eventual reelección.

Mientras tanto, en la U seguía el tire y afloje entre quienes están con Santos y quienes son fieles a Uribe. ¿Qué va a pasar? No se sabe, pero lo claro es que al final será el partido, como institución, el que pague los platos rotos. Congresistas como Roy Barreras y Augusto Posada ya han hablado de estar con la reelección del presidente, al tiempo que otros, como el representante Miguel Gómez, dicen que con los planes del Gobierno de hacer una inversión récord de $58 billones se “convierte a la Unidad Nacional en el gran partido de la M”, por aquello de la repartición de la mermelada de las regalías en la tostada del país.