Santos le pedirá al Congreso que no apruebe referendo de Viviane Morales

Los ministerios de Hacienda, Salud e Interior, la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría también se han manifestado en contra de la iniciativa que busca prohibir la adopción para parejas gais y personas solteras.

Se espera que este miércoles la comisión primera de la Cámara de Representantes discuta y vote en tercer debate el proyecto de ley con el que se convocaría a un referendo para que la adopción de niños esté permitida solo para las parejas conformadas por un hombre y una mujer, excluyendo así a las parejas del mismo y sexo y a las personas solteras. Previa a esta trascendental decisión, el Gobierno se ha enfilado para oponerse a la iniciativa de la senadora Viviane Morales, que no sufrió mayores tropiezos en su tránsito por el Senado y cuenta con el apoyo de por lo menos 2 millones de colombianos. (Lea aquí: "Con nosotros está el 80% del país": Viviane Morales sobre referendo contra adopción)

El más reciente pronunciamiento fue en cabeza del presidente Juan Manuel Santos. En entrevista con RCN Radio, el mandatario aseguró que está en contra del referendo y anunció que le pedirá a la Cámara que vote negativamente la propuesta. “Me parece que es inconstitucional y además la forma en cómo están presentando el debate es tergiversado y mentiroso”.

Santos explicó que a quienes están en contra del referendo los están acusando de defender la “ideología de género”, algo que, según el presidente, es “falso” y una “tergiversación del debate y me parece triste que volvamos a hacer debates sobre mentiras”. Si la Cámara aprueba en comisión y en plenaria la iniciativa de Morales, la Corte Constitucional tendrá que hacer la revisión automática para verificar que no vaya en contra de la Constitución. Ahí se esperaría un álgido debate porque fue ese alto tribunal el que avaló la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

“Espero que el Congreso no se lave las manos pasándole ese referendo a la corte constitucional. Es inconstitucional”, concluyó Santos. Ante este escenario, la senadora Morales ha dicho que los magistrados tendrán que declararse impedidos, ya que tomaron parte en la sentencia que autorizó la adopción para parejas gais. Por tanto, se debería nombrar a conjueces.

La semana pasada, los ministerios de Salud, Hacienda e Interior, así como la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría y Human Right Watch rechazaron el referendo contra la adopción igualitaria. En términos generales, el argumento de Juan Fernando Cristo, mininterior, y el del defensor del pueblo, Carlos Alfonso Negret, fue el mismo: la iniciativa es inconveniente e inconstitucional, porque no puede someterse al voto de la mayoría la decisión de restringir o limitar un elemento esencial de un derecho fundamental. Y porque en el país existen diversos tipos de familia como las conformadas por madres o padres solteros, tíos, y abuelas; por lo que no existen motivos para considerar que las familias conformadas por un hombre y una mujer son modelos únicos y especiales.

Sin embargo, Morales ha sido enfática en defender su propuesta alegando que la adopción no es un derecho. “Es impertinente, entonces, acudir a la falacia de que estamos poniendo en riesgo el derecho que tienen los homosexuales a adoptar niños, cuando está claro que el derecho a adoptar no existe. Nadie puede perder lo que no tiene”, aseguró la congresista a este diario en respuesta a una carta del exmagistrado fallecido Carlos Gaviria. (Lea aquí: “La adopción es un derecho de los niños, no de los adultos”: Viviane Morales)

El Minhacienda, por su parte, calculó que la ida a las urnas le costaría al Estado por lo menos $280 mil millones que desbordan la capacidad financiera y que no están contemplados en el presupuesto de la nación. La cartera de salud agregó a la arremetida contra este referendo que no existen riesgos para la salud o bienestar de los menores derivados de la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Y que en muchos casos, como en la adopción de menores de alto riesgo, puede contribuir a su bienestar.

Ante estos pronunciamientos oficiales, Morales respondió diciendo: “El Gobierno parecía que era muy cercano a la democracia cuando creía que podía ganar el plebiscito, y como lo perdió se está dando cuenta que este país está muy desligado de lo que está haciendo. No me preocupa que el Gobierno, que tiene un 20% de favorabilidad, se oponga al referendo porque sé que con nosotros está el 80% de este país”.