Santos no ve con buenos ojos la constituyente

Dijo, así mismo, que le parecen peligrosas iniciativas como revocatorias y referendos.

El presidente Juan Manuel Santos se refirió a la fracasada reforma a la justicia. “Infortunadamente los medios y la opinión pública se han concentrado en la fallida reforma constitucional a la Justicia, pero lo cierto es que ella era sólo una parte de la reforma y ni siquiera la principal”.

Indicó que esa reforma constitucional era positiva en su concepción general, “pero las adiciones de última hora, que generaban situaciones altamente inconvenientes para la justicia, me obligaron –como guardián de la Constitución– a solicitar su archivo”.

Agregó que el Congreso, por su parte, atendiendo las razones expuestas, la archivó sin un solo voto en contra. “Eso hay que reconocerlo y agradecerlo”.

“El Gobierno asumió su cuota de responsabilidad por no haber detectado la inconveniencia de las últimas normas y por haber invitado, en consecuencia, a votar la reforma. Pero lo importante es que obramos –tarde pero obramos– y obramos bien, correctamente, dentro de la ley”, agregó.

Puntualizó en que le “parecen inoportunas, inconvenientes y peligrosas iniciativas como revocatorias, constituyentes y referendos que sabemos dónde comienzan pero no donde terminan”.

La idea de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, incluyendo la revocatoria del Congreso, propuesta por el representante del partido de la U, Miguel Gómez Martínez, ha dividido opiniones en el Congreso de la República. Por ejemplo, en el Senado, Roy Barreras Montealegre ha sostenido que la iniciativa de su colega simplemente es una más de esas propuestas improvisadas y caóticas.

Por el contrario, el senador Juan Carlos Vélez Uribe ha dicho estar convencido de que la solución definitiva a la reforma a la justicia es la Constituyente pues “el Congreso no fue capaz de reformarla. 

En cambio en la Cámara de Representantes, el congresista Juan Diego Gómez Jiménez se ha mostrado de acuerdo con la propuesta, pero para revocar incluso el mismo gobierno y a todas las instituciones.