Santos ordenó demoler casas donde se expende droga

El presidente tomó esa decisión tras una reunión con el fiscal Eduardo Montealegre.

El presidente Juan Manuel Santos tomó varias decisiones para combatir la delincuencia relacionada con el tráfico y distribución de drogas, entre ellas la de derrumbar las estructuras físicas en las que operan las denominadas "ollas" de drogas ilícitas y ‘monetizar’ las propiedades provenientes de dineros del narcotráfico que se logren incautar en los operativos.

“Tenemos identificados estos expendios la orden que he dado a los diferentes comandantes de la Policía es que procedan a demolerlos, obviamente, con la autorización de la Fiscalía y las alcaldías. A partir de mañana en la madrugada ustedes van a ver, a lo largo y ancho del territorio, la demolición de estas casas de expendios de mini-ollas, queremos pegarle a la columna vertebral de esas organizaciones que tanto daño le están haciendo a la seguridad de nuestras ciudades”, dijo el jefe de Estado.

Según el mandatario en los últimos seis días la policía identificó 322 sitios de expendio de drogas en los 32 departamentos, y “solicitó a la Fiscalía una orden para allanar para encontrar evidencias y capturar a los hampones. El ente investigador ordenó allanar 274 sitios. Ya se han allanado 202, y el resto está en proceso”.

Así mismo, informó que ya se han capturado 266 delincuentes, y se han logrado incautar 96 mil dosis de marihuana y cocaína, además de armas de fuego y munición.

Santos recordó que hay una iniciativa aprobada en el Congreso que le dio facultades especiales para reformar al ente investigador y que es gracias a ellas que con el Fiscal, Eduardo Montealegre, “hemos venido trabajando desde hace algún tiempo de forma muy intensa para ser más efectivos en la lucha contra el microtráfico, que tiene que ver mucho con la microextorsión, que tiene que ver mucho con esas mini-'ollas'”.

Según el Jefe de Estado luego de la intervención estatal en las ollas, de las cuales fueron identificadas y erradicadas 24, “estas se subdividieron en mini-'ollas' que son hoy el epicentro de buena parte de la criminalidad de los delitos que están afectando a los ciudadanos”.

“Estos expendios operan de la siguiente forma: se les asigna a una serie de delincuentes, muchos de ellos menores de edad, y les dicen: ‘protejan este expendio y ustedes pueden cometer sus delitos en este territorio alrededor de él”, puntualizó.

De igual forma, sostuvo que dio la orden de monetizar los bienes ocupados, y los bienes incautados en la lucha contra el crimen, contra el narcotráfico, es decir, que el Estado se podrá apropiar de ellos y venderlos para usar esos recursos en el fortalecimiento de la Fiscalía.

A su turno, el fiscal General de la Nación, dijo que con los nuevos instrumentos otorgados a la fiscalía “vamos hacer mucho más efectivos en esa guerra que le hemos declarado a los hampones, a ese crimen organizado que tiene tan afectada a la ciudadanía en muchas ciudades del país”.

Según él, se está persiguiendo el corazón de estas organizaciones, “vamos a destruir su centro de operaciones, no van a quedar ni las ruinas para que eso no vuelva a renacer, y las instrucciones han sido perentorias a la policía para que proceda a partir de mañana”.

Por último, el general Rodolfo Palomino, comandante general de la Policía, dio la orden a sus hombres que “no dejen ninguna de esas casas, de esos expendios sin derribar; capturen a quien sea necesario y la lucha contra esos hampones, contra ese crimen organizado que está afectando tanto la ciudadanía es sin tregua ni cuartel. No vamos a descansar hasta vencer a esos hampones, como hemos venido venciendo a todos los enemigos que se nos han puesto por delante en esta lucha por la seguridad de los colombianos”.