Santos pide a congresistas que “redoblen esfuerzos” para aprobación de la JEP

La preocupación generalizada en el Gobierno es que el 30 de noviembre, cuando acaba el fast track, no se hayan aprobado los proyectos de ley necesarios para la implementación de los acuerdos de La Habana.

Archivo

Durante la posesión del nuevo ministro de Vivienda, Camilo Sánchez Ortega, en la Casa de Nariño, el presidente Juan Manuel Santos insistió en que tanto los congresistas, como los ministros y demás funcionarios deben “redoblar esfuerzos” para que, antes del 30 de noviembre (fecha en la que terminará el fast track), las leyes necesarias para la implementación de los acuerdos con las Farc queden aprobados.

(Lea aquí: Congreso sesionará de lunes a jueves para salvar el Acuerdo de Paz).

“El llamado también es al Congreso, no solamente a los funcionarios del Gobierno, sino a nuestros queridos senadores y representantes para que redoblen esfuerzos y aprueben las leyes que todavía faltan para aprobar, especialmente la ley de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP)”, dijo Santos.

También se refirió al reciente anuncio de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, Efraín Cepeda y Rodrigo Lara, respectivamente. La decisión, manifestaron este jueves, es que a partir de la próxima semana aumentarán los días en los que los congresistas, para que sea cuatro o cinco días y así se tomen decisiones en cuanto a proyectos como la reforma política o la ley estatutaria de la JEP.

(Le puede interesar: Rodrigo Rivera pide con urgencia apoyo del Congreso para la aprobación de la JEP).

“Hemos establecido un plan de choque en la Cámara de Representantes de aquí al 30 de noviembre para la discusión, deliberación y votación de estos proyectos (…) y que se deliberen y se discutan tranquilamente, sin pupitrazos”, explicó Lara, quien ha sido fuertemente criticado por, como han dicho distintos congresistas, intentar “sabotear” las discusiones. “La Mesa Directiva decidió sesionar de lunes a jueves, y estaremos listos para sesionar los viernes, en caso de ser necesario”, dijo a El Espectador Cepeda.

Pero ni Santos ni los presidentes del Senado y de la Cámara son los primeros en referirse a este tema. Ya lo había hecho Rodrigo Rivera, el alto comisionado para la Paz, cuando pidió, con urgencia, que se aprobara la JEP en el Congreso. Al respecto explicó que “el inicio de las actividades de las Farc como movimiento político reitera la urgencia de la aprobación de la Jurisdicción Especial de Paz en el Congreso, considerando que a este estamento le corresponde establecer las sanciones para los excombatientes que quieran aspirar a cargos públicos”.

(También: Del “fast track” al “slow track”).

El paso de los proyectos de ley necesarios para la implementación de los acuerdos por el Congreso se ha convertido en lo que se podría considerar en otra piedra en el zapato para la participación política de la Farc, uno de los puntos clave en las negociaciones en La Habana. El más reciente de estos es la advertencia de la Comisión de Seguimiento a Delitos Electorales de que los miembros de la exguerrilla podrían estar inhabilitados, a pesar de que con el acto legislativo para la paz se suspendieron las condenas contra los integrantes desmovilizados