Santos y Aronson hablaron de paz

El espaldarazo que le dio el Gobierno del presidente Barack Obama al proceso de paz entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba), hace una semana, con el nombramiento del enviado especial de Estados Unidos para el proceso de paz en Colombia, Bernard Aronson, quedó ratificado ayer con el encuentro de este emisario con el presidente Juan Manuel Santos, en la Casa de Nariño.

Bernard Aronson, enviado especial de EE.UU. para el proceso de paz. /AFP
Según dieron a conocer desde la Presidencia de la República, conversaron sobre la situación actual del proceso y el aporte que se puede hacer a estas negociaciones. Temas que no son de poca monta, pues es claro que el interés de Estados Unidos en la negociación de paz pasa también por el tema del narcotráfico.
 
Para el Gobierno de Colombia es igualmente importante tener como aliado del proceso a Estados Unidos y en especial al presidente Obama, quien está cerca de cumplir su período como mandatario, lo que puede implicar la necesidad de firmar el acuerdo cuanto antes. Las Farc, por su parte, tienen en Aronson un aliado para insistir en su petición de libertad para Ricardo Palmera, alias Simón Trinidad, quien se encuentra detenido en este país. 
 
Aronson fue subsecretario de Estado para América Latina y formó parte activa en la resolución de los conflictos en El Salvador y Nicaragua. Por eso su participación en el proceso de paz, que se adelanta entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba), es de gran importancia.
 
Por otro lado, el exsecretario general de la ONU Kofi Annan, otro de los aliados internacionales de este proceso, llegó a Cuba, en donde estará durante cuatro días, para reunirse con los equipos negociadores del Gobierno y las Farc.