Se paraliza debate sobre salario de congresistas por avalancha de impedimentos

Más de la mitad de los congresistas de la Comisión Primera de Senado argumentaron no poder legislar sobre un asunto que recaería sobre ellos mismos.

Aunque para muchos colombianos es un asunto en mora, el Congreso de la República nuevamente frenó el debate de dos proyectos de ley cuyo fin es el mismo: reglamentar el salario de los congresistas que, para críticos del legislativo, es excesivamente alto, especialmente, si se compara con el salario mínimo del país que apenas supera los 600 mil pesos. (Lea: Presentan proyecto de ley para bajar salario a congresistas pagándoles por sesión)

Esta vez, fue por una avalancha de impedimentos que no logró salir adelante en la Comisión Primera el debate de uno de esos proyectos, de autoría de integrantes del Centro Democrático que buscan reducir su propio salario de 40 a 25 salarios mínimos, en un lapso de 8 años. (Lea: Radican más de 130 mil firmas para reducir el salario a los congresistas)

“Hay preocupación entre los senadores porque si bien es cierto que una reforma constitucional tiene un carácter general, en estos casos los impedimentos sí ameritan, porque hay una decisión que puede ser directa y actual, porque se pueden afectar los salarios de los actuales senadores y representantes”, explicó el senador Carlos Fernando Motoa, presidente de la Comisión Primera.

Según informó el senador de Cambio Radical, se presentaron al menos unos 12 impedimentos para el proyecto del uribismo y para el de la senadora Claudia López que va en la misma línea. Es decir, más de la mitad de quienes integran la célula legislativa (19).

Sin embargo, el ponente del proyecto que modificaría el régimen salarial de los legisladores, Alfredo Rangel, defendió la iniciativa y explicó que es imperante sacarle adelante, sobretodo en momentos de austeridad fiscal. “Esta es una iniciativa que busca contribuir a la austeridad fiscal en un momento en que el Estado colombiano tiene muchos afanes porque hay un exceso de gasto y tiene pocos ingresos. Además, busca contribuir a la equidad salarial dentro de los trabajadores públicos”, explicó Rangel.

Una vez sean resueltos los impedimentos se entrará a debatir la legalidad y viabilidad de la reforma salarial para congresistas que se complementará, según Rangel, con el proyecto de ley que avanza en el Congreso y que busca controlar el ausentismo. Esto, respondiendo a las críticas de diferentes sectores que afirman que tanto senadores como representantes ganan más de lo que trabajan y que no merecen un salario tan elevado.

Para el senador Motoa, sin embargo, los impedimentos son absolutamente válidos ante la posibilidad de se entre a legislar estando incursos en un conflicto de intereses, caso para el cual se decidió conformar una comisión encargada de resolverlos. “No es un caso atípico. Esa reforma constitucional afecta directamente el salario de los congresistas”, concluyó.

Temas relacionados