Se tensionan relaciones de Colombia y Venezuela por petición de libertad de Leopoldo López

El Gobierno del vecino país consideró que esa petición es un "retroceso peligroso" en las relaciones bilaterales.

El Gobierno de Nicolás Maduro no ocultó su malestar por el comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia en donde se pide respeto por el expresidente Andrés Pastrana Arango y se muestra partidario de la liberación del líder opositor Leopoldo López.

El ministerio de Relaciones de Venezuela emitió otro comunicado donde rechaza “categóricamente” la actitud impertinente del expresidente Pastrana, al considerarla “violatoria de las buenas relaciones de vecindad entre Colombia y Venezuela”.

En ese sentido, han señalado que “penosamente” la canciller María Ángela Holguín “se hace cómplice de estas acciones inamistosas”.

Además, la misiva de Caracas, rechaza totalmente que desde Bogotá se pida la libertad del líder opositor Leopoldo López(Lea: Gobierno colombiano pidió que sea liberado el líder de la oposición Leopoldo López)

“La Cancillería venezolana repudia las expresiones de la Canciller en relación a un procesado de la justicia nacional (Leopoldo López), quien abiertamente ha cometido delitos graves contra los Derechos Humanos y llama públicamente al derrocamiento del Gobierno legítimo de Venezuela”, indicó.

De inmediato se advirtió que se volvieron a tensionar las relaciones entre Colombia y Venezuela a tal punto de llegar a calificar de “retroceso peligroso”.

“Lamentamos que la Cancillería colombiana avale posiciones contra la democracia venezolana y el Gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro, lo que constituye un retroceso peligroso en las relaciones bilaterales”, agregó el comunicado del ministerio.

En la noche del lunes, el Gobierno colombiano pidió que sea liberado el líder de la oposición Leopoldo López, detenido desde hace casi un año.

“Esperamos que Leopoldo López recupere su libertad lo antes posible”, puntualizó la Cancillería en un comunicado de prensa.

Las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela desde la llegada de Santos al poder (2010) se normalizaron luego de los acercamientos del mandatario colombiano y el fallecido presidente Hugo Chávez. Tras la llegada de Nicolás Maduro al poder se mantuvo el buen ambiente que ahora empezó a disiparse.