Seguridad ciudadana 24 horas y cero impunidad, la propuesta de Vargas Lleras

El exvicepresidente y hoy precandidato presidencial presentó en Medellín su propuesta sobre seguridad y convivencia ciudadana. Entre otros puntos claves, plantea reducir de 14 a 12 la edad para los inimputables, reforma a la Policía Nacional y creación de un "voluntariado en seguridad ciudadana”.

Germán Vargas Lleras dialogando hoy en Medellín con varios de los excomandantes de las Fuerzas Militares. Archivo particular

Dice la encuesta de Gallup Pol de octubre, la más reciente, que el 82% de los colombianos considera que el país está empeorando en cuanto a la seguridad. Se trata, sin duda, de uno de los temas que más agobia a la ciudadanía y que va más allá de una simple percepción, como tantas veces lo han querido mostrar algunos mandatarios locales y hasta nacionales. La impotencia de la gente ante los llamados delitos callejeros, como los robos de celulares, los atracos o el mismo microtráfico, hacen que esto sea motivo de preocupación y que los colombianos le consideren como una prioridad a resolver por el próximo presidente de Colombia.

Y a ello apunta la propuesta sobre seguridad y convivencia ciudadana que lanzó ayer en Medellín el  exvicepresidente y actual precandidato a la primera magistratura del Estado, Germán Vargas Lleras. “Es claro que uno de los desafíos más grandes de Colombia en los próximos años es superar la inseguridad ciudadana que exige firmeza y voluntad política. El delito que hoy afecta cotidianamente a los colombianos en cualquier ciudad o población del país no puede seguir siendo un negocio criminal que no tenga control ni sanción”, manifestó ante una concurrida audiencia, entre los que se encontraban varios excomandantes de las Fuerzas Militares.

El programa de Vargas Lleras contempla cuatro pilares fundamentales para combatir la delincuencia: Judicialización efectiva y reducción de la impunidad, fortalecimiento de la Policía, nuevas estrategias para fortalecer la seguridad ciudadana y lucha frontal contra los delitos que más afectan a los colombianos. “Lo que proponemos es un gobierno de autoridad con estricto apego a las leyes que garantice la seguridad de todos los colombianos sin distinción alguna. Para que estas políticas tengan éxito, se requiere que cada institución del Estado cumpla sus roles y misiones constitucionales, pero con resultados concretos y tangibles a corto y mediano plazo. Con este propósito, se deberá determinar una línea de acción que también permita un mejor uso de los recursos públicos”, enfatizó.

Sobre la judicialización efectiva de los delincuentes y la reducción de la impunidad, el primer pilar de su propuesta, el exvicepresidente plantea fiscales disponibles en todas las ciudades las 24 horas del día; trabajo articulado entre Fiscalía y Policía, que incluye un fiscal en cada comando de distrito o estación de Policía, y hacer que la denuncia ciudadana sea más ágil, fácil, rápida y segura. Asimismo, pone sobre la mesa un asunto polémico: el endurecimiento del tratamiento para menores infractores, pidiendo reducir la edad para los inimputables de 14 a 12 años. Ello va ligado a tener suficientes centros de rehabilitación, con educación obligatoria para reducción del tiempo de internamiento; establecer un programa de transición en centros de reclusión especial, una vez cumplan los 18 años, y endurecimiento del régimen para quien cometa delitos graves y que esté entre los 14 y los 18 años.

De otro lado, en cuanto al régimen carcelario, Vargas Lleras propone cero permisos, cero comunicaciones con el exterior y visitas restringidas para pabellones de alta seguridad; creación de un sistema integrado entre las cárceles nacionales, departamentales, municipales, casas cárceles y casas de arraigo. Y sobre el Instituto Nacional Penitenciario y carcelario (INPEC), plantea una reforma que implique tener una dirección adscrita a la Policía Nacional, con régimen de carrera; nuevos grados para una guardia jerarquizada y selección de esta por concurso. Asimismo, propone crear 50 mil nuevos cupos carcelarios en los próximos cuatro años para disminuir el hacinamiento, mientras que quienes tengan detención domiciliaria serán monitoreados permanente por la misma Policía, a través de los cuadrantes de seguridad.

El documento presentado por el exvicepresidente también habla de una reforma para fortalecer a la Policía Nacional, con incremento del pie de fuerza en todos los municipios de Colombia, para pasar de 130 policías a 300 por cada 100 mil habitantes; crear comandos de distrito donde sea necesario; modificar la estructura orgánica y organizar las Policías Metropolitanas y trasladar orgánicamente la Policía de Infancia y Adolescencia a la Dirección de Investigación Judicial e Investigación (Dijin-Interpol), entre otros aspectos. “Hay que emprender una ambiciosa modernización en su capacidad humana y técnica. Una fuerza de policía moderna será capaz de prevenir el crimen, controlarlo, y apoyar eficazmente su judicialización y castigo”, enfatizó el precandidato. De paso, habló de incrementar las exigencias y perfiles del aspirante para el proceso de incorporación a la entidad.

Frente a las estrategias para fortalecer la seguridad ciudadana, Vargas Lleras plantea crear secretarías de seguridad en aquellos municipios donde sea viable e involucrar a la comunidad en labores de planeación, monitoreo, reconciliación y convivencia ciudadana. Ello implicaría conformar un “voluntariado en seguridad ciudadana”, con el fin de monitorear la cuadra, el barrio y el cuadrante, así como ayudar a la convivencia y resolución de conflictos, y vincular a las empresas de vigilancia privada en coordinación con la Policía Nacional. Un asunto que, sin duda, generará mucha controversia, pues se trata de que la gente se meta de lleno con los temas de seguridad, algo que ha dado para abusos en el pasado.  

“Se apoyará a las autoridades locales para que diseñen e implementen políticas integrales de seguridad y convivencia en todos los municipios y ciudades de Colombia, acompañadas de una inversión más efectiva. Para que estas sean efectivas, se requiere tener más control y seguimiento sobre las metas y objetivos de las acciones. Intervenir y desmantelar los focos criminales con más efectividad. Coordinar adecuadamente las acciones de la Fuerza Pública y los organismos de investigación criminal. Con los alcaldes y gobernadores, el Gobierno Nacional hará equipo para que las políticas de seguridad ciudadana se ejecuten siempre con eficiencia y eficacia”, explicó Vargas Lleras. También plantea afianzar la estrategia de cuadrantes; implementar políticas firmes de seguridad rural y de prevención, vigilancia y seguridad virtual; y fomentar convenios para complementar la vigilancia electrónica con el sistema de cámaras exteriores del sector privado, en residencias, oficinas y establecimientos comerciales.

El cuarto pilar de la propuesta apunta a una lucha frontal contra los delitos de mayor impacto que afectan la seguridad de los colombianos. Vargas Lleras sugiere que en los principales centros urbanos y las zonas de mayor peligrosidad sea prohibido el porte de armas blancas. “Hay delitos que tienen mayor impacto porque propician la comisión de otros. El microtráfico, por ejemplo, es un combustible, un propiciador de otros crímenes y delitos. Ese tipo de faltas requieren una intervención focalizada y particular del Estado. Por eso, se diseñarán estrategias integrales para combatirlos, como el hurto, que afectan el diario vivir de los ciudadanos de forma relevante y significativa”, manifestó en su presentación el precandidato.

Por ejemplo, frente al robo de celulares, pide regular la venta de tarjetas SIM, el bloqueo definitivo para todo número IMEI duplicado y regular el mercado de celupartes. Igualmente, enfocar la acción de la Policía en los ‘puntos críticos’ en los días y horas de mayor criminalidad e identificación y desarticulación de delincuentes y organizaciones que integren las bandas dedicadas al hurto de celulares. Sobre el microtráfico, habla de decretar la extinción de dominio a todo bien mueble o inmueble que esté involucrado en la venta, fabricación o transporte de sustancias alucinógenos o estupefacientes. Y ante los homicidios, mantener y reforzar la prohibición al porte de armas de fuego, cierre de establecimientos abiertos al público en localidades críticas, y que los jueces apliquen la reincidencia como factor de agravación punitiva para una judicialización efectiva.

Por último, señaló que hay que modificar la tipificación del hurto calificado así: el monto en las cuantías no puede ser el único factor en relación con el hurto para determinar la privación de la libertad y que cuando la cuantía de lo hurtado no supere los 10 salarios mínimos legales mensuales vigentes, la prisión sea de 16 a 36 meses, entre otros puntos. “Uno de los desafíos más grandes de Colombia en los próximos años es superar la inseguridad ciudadana, que exige firmeza y voluntad política. Es decir, acciones concretas en la prevención, control y, sobre todo, castigo y sanción del delito”, concluyó el exvicepresidente.

 

 

 

 

últimas noticias