Senado convoca a magistrados y Fiscal a nuevo diálogo sobre reforma de equilibrio

Así respondió el presidente del Senado, José David Name, a la propuesta de una Asamblea Constituyente por parte de la comisión interinstitucional de la rama judicial.

En el Congreso de la República se enviaron nuevas ‘banderas’ de paz para la rama judicial en desarrollo de la discusión de la reforma de equilibrio de poderes.

Luego de que la comisión interinstitucional de la rama judicial pidiera una Asamblea Constituyente para reforma ese poder y rechazara el acto legislativo de equilibrio de poderes, en el Congreso volvieron a llamar al diálogo al Fiscal General de la Nación y los magistrados de las Altas Cortes.

El presidente del Senado, José David Name Cardozo, insistió en la necesidad de un nuevo diálogo entre el Congreso de la República, las altas Cortes y la Fiscalía General de la Nación respecto a la reforma.

“Hago esta comedida convocatoria para la próxima semana, en aras de mantener la tónica de diálogo que hemos traído desde hace algún tiempo con estos importantes actores de la rama judicial, esperando hablar claramente sobre el proyecto que es iniciativa gubernamental y que suscita algunas preocupaciones”, indicó.

Agregó que “esta sería una nueva reunión con base en una tradición de diálogo que nunca se ha interrumpido durante nuestra gestión en la Presidencia del Congreso y confiamos en que se puedan lograr las coincidencias que requiere el país para la tan anhelada reforma a la justicia”.

La Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial le solicitó a la Cámara de Representantes que se archive el proyecto de reforma de equilibrio de poderes frente al tema de la justicia, esto tras considerar que se han presentado graves vicios en el procedimiento y no soluciona todas las problemáticas.

Al considerar que este proyecto no logra corregir las fallas en el modelo actual del equilibrio de poderes, se propone una Asamblea Nacional Constiuyente "de carácter limitado" a los temas de la justicia, para así garantiar la participación activia y directa de los diferentes sectores de la sociedad "incluyendo los desmovilizados si se firman los acuerdos de paz" con el fin de que esta reforma sea producto de un debta entre "diferentes corrientes de pensamiento y el debate informado de los ciudadanos".
En un documento firmado por los presidentes de las altas cortes y el Fiscal General, se indica que en este proyecto de reforma no se presenta una solución de fondo frente a la congestión judicial y no contempla las reformas constitucionales que conlleva un eventual proceso de postconflicto. Para la Comisión la forma en cómo se ha adelantado este debate en la Cámara ha presentado irregularidades.