Senado elimina la integración vertical con 'peros'

Las EPS se transformarán en Gestoras de Salud. Se ponen límites a la integración vertical.

Hace tan sólo dos semanas el pronóstico para la reforma al sistema a la salud era desalentador. Los lobistas merodeaban las oficinas de los congresistas intentando sabotear el debate; el ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria, se quejaba de la lentitud con que avanzaba la discusión; los gremios médicos rechazaban la propuesta, y el paro nacional de los campesinos se había robado toda la atención política.

Fue cuestión de unos pocos días para que la suerte de la reforma comenzara a cambiar. Primero, una reunión en la Casa de Nariño entre el presidente Juan Manuel Santos y representantes de la Unidad Nacional sirvió para reunificar las fuerzas políticas alrededor del proyecto. Luego, una reunión de tres días entre el presidente del Senado, Juan Fernando Cristo, el ministro Gaviria y nueve senadores ayudó a definir una estrategia para impulsar y votar la reforma. Y todo esto coincidió con el aumento salarial de ocho millones de pesos, otorgado a cada congresista por decreto presidencial.

En menos de 48 horas, mientras los colombianos celebraban la clasificación de la selección nacional al Mundial de Brasil 2014, los senadores votaron por bloques la mayoría de los 85 artículos de la reforma y añadieron 26 proposiciones. Una cuarta parte del texto original de la reforma se votó sin mayores cambios. Al resto, los congresistas le hicieron modificaciones.

“Asumo la responsabilidad política de lo que estamos haciendo aquí”, dijo el ministro Alejandro Gaviria cuando llegó el momento crítico de aprobar la creación de la entidad Salud Mía, que será la encargada de administrar los cerca de $40 billones anuales que se destinan al sector y, además, afiliar a todos los colombianos. Gaviria les explicó a los congresistas que el actual sistema de administración de los recursos, en el que no hay transparencia ni control, es el peor escenario posible y por eso no deberían temer la creación de una institución que tendría la tarea de pagar cada año cerca de 500 millones de facturas y que estaría sujeta a todo tipo de revisiones y controles.

Además de la creación de Salud Mía, el Senado aprobó que las EPS se conviertan en Gestoras de Salud. Con este cambio se limita en cierta medida la posición dominante que durante 20 años han ocupado las EPS. Sin un manejo directo de recursos y con la obligación de demostrar resultados de salud para recibir una remuneración, estas entidades públicas, privadas o mixtas, tendrán que hacer ajustes para adaptarse al nuevo sistema.

El Plan Obligatorio de Salud (POS) con la reforma pasa a llamarse Mi Plan y cualquier nuevo medicamento o tecnología que vaya a ser incluido debe ser aprobado por el Instituto de Evaluación de Tecnología en Salud. También se aprobó que los hospitales puedan formar y titular especialistas en salud, con lo que se busca aliviar el déficit de médicos especializados.

Una de las novedades añadidas por los senadores a última hora, y en medio de una veloz votación, fue la realización de un chequeo médico general para cada colombiano una vez al año. El Gobierno apoyó la propuesta, siempre y cuando no se convierta en un “chequeo ejecutivo” con alta tecnología, porque no sólo elevaría los costos, sino que induciría la demanda de servicios.

Uno de los temas más candentes a la hora de la votación fue el de la integración vertical. Los congresistas sabían bien que ahí era donde se jugaba quién se quedaba con buena parte del poder en el sistema de salud. Después de casi una hora de discusión sobre este punto, la mayoría del Senado votó la propuesta hecha por el ministro Gaviria. Finalmente, se decidió prohibir la integración vertical para todos los actores (incluyendo cajas de compensación). Sólo se permitirá en el nivel básico de atención (consulta externa, primer nivel de atención). Se prohibió también que los Gestores de Salud, antiguas EPS, usen recursos del sistema de salud para invertir en equipos e infraestructura. También se prohibió que los Gestores de Salud distorsionen el mercado con otras tarifas distintas a las establecidas por ley.

Juan Carlos Giraldo, director de la Asociación de Clínicas y Hospitales explicó que al permitir la integración vertical en el "nivel básico primario" se està permitiendo que una gran parte del sistema siga en manos de las Gestoras de Salud. De acuerdo con Giraldo, la consulta general y los procedimientos de cuatro especialidades (pediatria, ginecología, medicina interna y cirugia general), seguirá en manos de las Gestoras de Salud. Nadie tiene claro que porcentaje representa esto en el gasto de salud, pero Giraldo dice que podrìa superar el 30% de integración vertical que hoy está permitido.
Para el viceministro de salud, Fernando Ruiz, la nueva medida permitirá ordenar y vigilar mucho mejor lo que puede y no puede atendenderse dentro de un modelo de integración vertical. Hasta hoy, estaba permitido un 30% de integración vertical pero no estaba claro en que tipo de servicios.

Si se cumple el cronograma previsto por el Gobierno, se espera que en diciembre el proyecto para reformar el sistema de salud cumpla su ciclo en el Congreso. Aún hace falta el debate en Comisión Séptima y Plenaria de la Cámara de Representantes.