Senado, mucho plebiscito, poco trabajo

La plenaria de la corporación sesionó unos pocos minutos esta semana y la próxima convocatoria será solo después de la votación del plebiscito el 3 de octubre

Una de las quejas habituales hacia el Congreso es el ausentismo de los parlamentarios. Aunque todos los años afirman que le van a hacer frente a este fenómeno, es poco lo que cambia. Esta promesa también la hizo el presidente del Senado, Mauricio Lizcano, pero en la práctica no ha sido así. Esta semana la plenaria sesionó solo unos minutos, la próxima se va de vacaciones y solo hasta el lunes 3 de octubre, luego de la votación del plebiscito, volverán a sus tareas. (Lea: Por falta de quórum se hunde ley que castigaba ausentismo de los congresistas)

Es ese el tema central de la inasistencia de los parlamentarios, en especial de la coalición de Unidad Nacional que apoya al presidente Juan Manuel Santos, que están en campaña de sí al plebiscito y prácticamente no han ido al Congreso y por falta de quorum se han levantado las plenarias del Senado.

El resumen es este: el martes llegaron a la plenaria todos los senadores del Centro Democrático y apenas un puñado de los congresistas de otros partidos. En primer punto del orden del día estaba la ley que propone modificaciones tributarias a los licores, el uribismo pidió que se abordará la solicitud de renuncia del procurador Alejandro Ordóñez, no hubo los votos suficientes para aprobarla, y se levantó la plenaria. (Lea: El novelón de la salida de Ordóñez, ahora Senado no votó su renuncia)

El miércoles la citación se realizó para discutir de nuevo el espinoso tema de los impuestos a los licores. Nuevamente no hubo quorum, aunque se trataba de un proyecto del Gobierno, no había parlamentarios suficientes para iniciar la votación, el Centro Democrático se retiró y nuevamente se levantó la plenaria.

Parecía que el camino se iba a enderezar porque el presidente del Senado, Mauricio Lizcano, citó para el jueves, algo poco habitual porque por lo general los congresistas no sesionan martes y miércoles. No obstante, solo se abrió el registro y la citación para discutir el tema de los impuestos a los licores se hizo para dentro de 10 días. Es decir, la próxima semana no trabajarán.

El motivo tiene que ver con la orden de la presidencia de hacer campaña por el sí al plebiscito. En esa labor no solo están todos los altos funcionarios del Gobierno. También están trabajando los congresistas en cada una de sus regiones.

El presidente del Senado, Mauricio Lizcano, reconoció el problema al afirmar que “hemos tenido, y hay que reconocerlo, dificultades de quórum. Muchas veces por ausencia de la Unidad Nacional, si los proyectos del gobierno necesitan de las mayorías, debemos estar por lo menos 51 senadores de la Unidad Nacional no podemos depender de que el Centro Democrático asista”.

La falta de trabajo del Senado resulta evidente, tal como señaló el senador Lizcano, la ley que reforma la tributación sobre los licores ha estado en el primer punto del orden del día durante seis ocasiones, su debate solo se dará el día siguiente de la votación del plebiscito, de común acuerdo con el ministro Mauricio Cárdenas.

Es decir, para el Gobierno y los congresistas de la coalición primero lo primero: hacer campaña por la paz. La próxima semana irán a Cartagena al evento protocolario de la firma del acuerdo con las Farc, al cual asistirán personalidades de todo el mundo, quedarán seis días de intensa campaña para asegurar los más de cuatro millones de votos que se necesitan para superar el umbral, es el principal dolor de cabeza, porque, según las encuestas, el sí ganara holgado.

El permiso para no asistir y hacer campaña lo reconoció la presidencia del Senado a través de un comunicado en el que señalaron que “por solicitud de los partidos políticos, el presidente Mauricio Lizcano Arango decidió citar a sesiones plenarias, hasta el día 3 de octubre del año en curso. Debemos dar garantías para que los partidos políticos puedan hacer su campaña en la recta final”.