Senador Hernán Andrade sigue como presidente del partido Conservador

El Director Nacional Conservador expresó su solidaridad con el congresista, que enfrenta una indagación preliminar por presuntos hechos de corrupción y sobornos a exmagistrados de la Corte Suprema.

Hernán Andrade, senador por el partido Conservador. Archivo

A pesar de que el senador y presidente del partido Conservador, Hernán Andrade, puso este jueves a consideración de la mesa directiva su renuncia a esa colectividad, los vicepresidentes del partido, a través de un comunicado, expresaron su solidaridad con el congresista para que continúe al frente.

“El Directorio Nacional Conservador considera necesario concentrarse en la consolidación de la unidad del partido y en la preparación de los próximos comicios electorales de 2018, tareas para las cuales le ha pedido al senador Andrade que permanezca en el cargo”, señala en comunicado.

Sin embargo, se aclara el respaldo a las autoridades en las investigaciones que se adelantan por posibles actos de corrupción con los que Andrade está relacionado.

La decisión del presidente del Conservador de presentar su renuncia respondió a las indagaciones preliminares que se realizan en su contra por presuntos hechos de corrupción relacionados con el pago de sobornos a exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia para arreglar fallos.

Andrade se ha defendió en ocasiones anteriores, señalando que el archivo de la investigación, por las condiciones en las que recibió un préstame de 250 millones de pesos por parte de Armando Cabrera, una de las cabezas de la estafa a Cajanal, se dio en derecho y por unanimidad de los magistrados de la Corte Suprema. Asimismo, negó haber pagado $2.000 millones a Luis Gustavo Moreno por su defensa en ese proceso.

“Estoy dispuesto a ir al a Corte Suprema, como es mi obligación y esperemos lo hechos judiciales”, dijo el senador conservador.

No obstante, lo que se evidencia en el interior del partido Conservador son los efectos de una larga crisis que podría afectar su representación en el Congreso en 2018. El exprocurador Alejandro Ordóñez se retiró de la colectividad pocos meses antes de inscribirse por firmas como precandidato a la Presidencia y una de sus cabezas más visibles, Andrés Pastrana, también tomó distancia, a pesar de que las directivas de esa colectividad le habían solicitado que pusiera “su talante, experiencia y conocimiento al servicio de Colombia, del Partido, las ideas y la doctrina conservadora”. (Lea: Conservadores le piden a Pastrana que regrese a liderar el partido)

De hecho, en declaraciones recientes, el expresidente arremetió contra los conservadores y llegó a señalar que lo que había hoy era un “partido absolutamente corrupto”. También, de la mano del excomisionado de Paz, Camilo Gómez Alzate, solicitó al Consejo Nacional Electoral (CNE) que se otorgue nuevamente la personería jurídica al viejo partido Nueva Fuerza Democrática y que se reconociera a Pastrana como el director, bajo el argumento, entre otros, que fue un partido que logró ocho senadores en 1994 y que inscribió candidato propio y en coalición en dos ocasiones a la Presidencia de la República.

También citaron el acuerdo de paz firmado con las Farc, en el que se establece la “apertura democrática para construir la paz”. “El acuerdo de paz establece mecanismos para otorgarle personería jurídica a aquellos partidos y movimiento que, anteriormente, gozaban de ella, pero que por diferentes circunstancias no lograron mantener su representación en el Congreso”.

Por otro lado, está la alianza entre Uribe y Pastrana, que decidieron dejar de lado antiguas diferencias, para elegir candidato único a las elecciones por la Presidencia en 2018. Lo que resta en el partido Conservador es definir los mecanismos de escogencia de candidatos para los comicios electorales, que podría ser por consulta o encuesta, y el directorio quedó convocado para el próximo 14 de septiembre

 

últimas noticias