Senadores dijeron no al Tribunal de Aforados y avanzaron en reforma a la justicia

Este miércoles, la Comisión Primera del Senado aprobó en primer debate la iniciativa que presentó el Gobierno sobre la justicia.

Gloria María Borrero, ministra de la Justicia.
Gloria María Borrero, ministra de la Justicia. Gustavo Torrijos / El Espectador

Por fin el Gobierno podrá tener un respiro al tener la certeza de que su propuesta de justicia seguirá avanzando en el Congreso. Este miércoles, en primer debate, en la Comisión Primera del Senado, se aprobó la reforma sobre esta materia que presentó el Ejecutivo, sin embargo, la noticia fue la exclusión del Tribunal de Aforados, una de las principales fórmulas con las que pretendía darle un revolcón a la rama judicial.

Lea: La crisis en la justicia revivió el debate sobre el tribunal de aforados

En ese sentido, el Gobierno continuará con su propuesta, sin el tribunal que investigue y juzgue a los magistrados de las altas cortes, congresistas, jefes de organismos de control y vicepresidente.

En un principio, la propuesta del tribunal planteada por la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, tenía consenso entre los congresistas, pero se hundió al no llegar a un acuerdo de cómo elegir a los magistrados que conformarían la instancia.

También: “Yo las peleas las doy de frente”: Paloma Valencia

Quienes se opusieron a esta figura, creen que dos magistrados serían del bolsillo del presidente o del Congreso en turno que los eligieron, por ende, este argumento les despierta dudas a los senadores independientes y de la oposición al creer que esta figura podría servir como una medida revanchista contra la Corte Suprema de Justicia que investiga al expresidente Álvaro Uribe.

“La intención del uribismo de pensarlo como un plan de salvamento”, manifestó a Semana el senador de la Colombia Humana, Gustavo Petro.

Por su parte, Rodrigo Lara, de Cambio Radical, dijo que la reforma es una jugada del Gobierno. “Este no es un proyecto para la justicia, es para someter a la justicia, para amordazar, para sustituir a la Corte Suprema por una nueva corte designada por el presidente de la República que terminará naturalmente arrodillando la independencia y la libertad de la justicia”.

En defensa del uribismo, Paloma Valencia manifestó que la reforma no tiene la etiqueta del senador Uribe y que el trabajo de los magistrados en el Tribunal entraría a funcionar a partir de que termine el de los actuales.

Frente a este panorama, el Gobierno prefirió abandonar la insistencia en el Tribunal de Aforados para salvar la reforma. No obstante, dejó en claro que aún le quedan siete debates para revivir esta figura, por la cual intercederán por ella a toda costa.

También: Reforma a la justicia, sin tiempos y con poco oxígeno

Por lo pronto, el Ejecutivo se la jugó por aprobar un esbozo de reforma judicial con el fin de darle forma en su trámite y evitar que se hunda por tiempos, ya que tiene que cumplir con la primera vuelta (que implica cuatro debates) antes del 16 de diciembre.

El 70% del texto de la reforma a la justicia, que fue unificado con el que radicó el Gobierno, fue propuesto por Cambio Radical según afirmaron voces de esa colectividad. 

818509

2018-10-17T17:09:58-05:00

article

2018-10-17T20:07:03-05:00

nataliatamayogaviria_1236

none

-Redacción Política

Política

Senadores dijeron no al Tribunal de Aforados y avanzaron en reforma a la justicia

81

3762

3843