Ser senador de la República, la nueva ambición de Popeye

La mano derecha de Pablo Escobar y perpetrador del terror que sembró el cartel de Medellín manifestó que, una vez se haga efectiva la justicia transicional, buscará llegar al Congreso.

John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye. / Gustavo Torrijos - El Espectador

John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, el hombre que al servicio de Pablo Escobar segó la vida de más de 3.000 personas –según sus propias cuentas– reveló este jueves que está contemplando ser senador de la República una vez se haga efectiva en el país la justicia transicional.

El anuncio de quien en los más feroces tiempos del cartel de Medellín protagonizó una cruzada de barbarie y violencia para presionar la no extradición de la mafia colombiana, se dio durante una discusión con la escritora Maritza Neila Wills, cuyo libro sobre la vida del sicario los tiene enfrentados jurídicamente.

Según argumentó Popeye, su idea de llegar al Congreso tiene como propósito luchar contra la corrupción y a favor de los derechos de los presos: “Cuando la justicia transicional se haga en el país yo me voy a lanzar al Senado (…) Tengo muchas cosas por las que trabajar. Si Timochenko va a tener curul yo también tengo derecho. Yo pagué mis años de cárcel”, dijo Velásquez en diálogo con la emisora W Radio.

El exjefe de sicarios Pablo Escobar señaló que por cuenta de su éxito en redes sociales –recientemente lanzó un canal de video en el que opina de diferentes temas al mejor estilo de un youtuber– ha logrado convertirse en un activista político: "Tengo una fuerza muy grande en redes sociales (…) Me he convertido en un activista político”. (Lea: Popeye, el youtuber de memoria selectiva)

Respecto al pleito jurídico con la escritora Maritza Wills, autora del libro ‘Jhon Jairo. Mi vida como sicario de Pablo Escobar’, Velásquez manifestó que el texto es fruto de engaños y de versiones tergiversadas de su testimonio.

“Esta no es una biografía autorizada. Ella me engañó. Yo la desautoricé porque me di cuenta que era una mentirosa. El libro de ella tiene párrafos completos de otros libros, es un plagio y estoy listo para demandar, para ir a los tribunales”, le aseguró a la emisora Popeye.

A su turno, Wills le respondió instándolo a dejar de ser “tan cínico y mentiroso” y lo recriminó al decirle que “sus historias ya no las compra nadie”, en referencia a que –dice– contrastó la información y los testimonios del sicario para desvirtuar sus revelaciones. “Me tomé la molestia de verificar todas y cada una de las palabras que él mencionó. Las palabras de Jhon no son creíbles, tuve que verificarlas”.