Sigue debate por uniformados en política

El candidato a vicepresidente Germán Vargas señala a capitán del Ejército, esposo de la representante electa del Centro Democrático, de participar en política. Presidente Santos toma distancia de idea del ministerio de seguridad ciudadana.

El comandante de las Fuerzas Militares, Juan Pablo Rodíguez, junto al comandante de la Policía, Rodolfo Palomino, y el Ministro de de Defensa, Juan Carlos Pinzón, en Paz de Ariporo (Casanare). /Ministerio de Defensa

No cesa la tempestad por las denuncias de participación de miembros de las Fuerzas Armadas en política. Ayer, en Cali, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, admitió que más de siete uniformados de la Policía han sido apartados de sus funciones por intervenir en el debate electoral y que se han constatado casos de integrantes del Ejército. Pinzón aclaró que los involucrados adelantaban acciones de proselitismo en favor del candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga.

A las informaciones sobre casos como estos se sumó ayer el candidato a la Vicepresidencia Germán Vargas Lleras, quien reiteró sus denuncias en el mismo sentido, esta vez con nombre propio. El exministro Vargas señaló al capitán activo del Ejercito Jorge Enrique Orduz Salamanca de estar difundiendo información contra el presidente Santos y promover comentarios en las redes sociales, muchos de ellos mentirosos, contra el proceso de paz.

Vargas calificó lo sucedido como de “gravedad extrema”, porque los militares tienen prohibido ser deliberantes. Orduz Salamanca es el esposo de la electa representante a la Cámara por el Centro Democrático Tatiana Cabello. Ayer mismo se supo que la comandancia del Ejercito ordenó la apertura de una investigación disciplinaria por este caso. Un día antes, la Dirección de Comunicaciones Estratégicas del Ejército envió una circular a todas las unidades ordenándoles cerrar todas las cuentas en redes sociales.

Desde Ibagué, el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, insistió en que ninguno de los miembros activos de la institución puede meterse en política, y manifestó: “Nuestra formación doctrinal es la de una policía nacional única, profesional y apolítica”. A su vez, el ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, en respuesta a las críticas de miembros de la reserva de las Fuerzas Militares y de Policía, reiteró que, si bien puede haber cambios, los diálogos de paz entre Gobierno y Farc que se adelantan en La Habana no van a afectar las instituciones castrenses.

En este mismo contexto y en una clara disposición a bajarle el tono al debate, ayer trascendió una comunicación del presidente Juan Manuel Santos a través de la cual les hace saber a los integrantes de la reserva activa de la Policía que la eventual creación del ministerio de seguridad ciudadana es apenas una idea, pero que el Gobierno jamás proyectará reformas que signifiquen algún detrimento de la institución o desconozcan su legado. Santos defendió el derecho legítimo de los cuerpos de exoficiales a expresar sus críticas.

Específicamente, al referirse a la “eventual creación del ministerio de seguridad ciudadana”, el mandatario aclaró que el proyecto conocido a través de los medios ni siquiera fue radicado en el Congreso, “como tampoco obedeció a una iniciativa gubernamental sino parlamentaria, y en nada consultó las ideas de mi gobierno en ese sentido”. Además resaltó que Colombia es el único país de la región, y de los pocos en el mundo, en donde la Policía, “con una marcada y bien reconocida vocación cívica, converge en el mismo ministerio que las Fuerzas Militares”.

Paradójicamente, a mediados de 2013, Santos expresó en Paipa, tras una reunión con la bancada del Partido de la U, que el Gobierno iba a estudiar la creación de un ministerio de la seguridad ciudadana y que le iba a pedir al general (r) Óscar Naranjo que se apersonara de esa iniciativa. La idea de la creación de dicha cartera ha sido el florero de Llorente para que el Colegio de Generales de la Reserva Activa exprese su rechazo, por cuanto la Policía Nacional dejaría de ser parte integral del Ministerio de Defensa.

El contrapunteo por la participación en política de miembros de las Fuerzas Armadas se agudizó luego de que integrantes de la Asociación de Oficiales en Retiro (Acore) manifestaran su apoyo público a la candidatura de Óscar Iván Zuluaga. Hace tres semanas, fue el expresidente Álvaro Uribe quien señaló al jefe de Estado de desconocer las leyes electorales al ofrecerles a los soldados y policías primas como reconocimientos por sus servicios. El Gobierno calificó esas críticas como parte de la guerra sucia contra el proceso de paz.

A una semana de la segunda vuelta entre Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga, las Fuerzas Armadas están en el centro de la discusión política como nunca antes en una campaña electoral. Tanto que desde La Habana, en Bogotá o a lo largo y ancho del país se han hecho todo tipo de declaraciones para desestimar los rumores de que las instituciones militares se puedan ver afectadas por los debates de paz. Una discusión que ha dado para confrontaciones personales entre altos dignatarios inmersos en el debate electoral.