Corte Constitucional tendrá la última palabra sobre objeciones a la JEP

En una segunda votación, tampoco se lograron las mayorías ni para negar ni para aceptar las objeciones, razón por la que la discusión pasará automáticamente al tribunal constitucional, que deberá decidir si se lograron o no las mayorías para hundirlas en la votación de pasado martes.

Senado de la República
Óscar Pérez- El Espectador

Cuando el presidente del Senado, Ernesto Macías, abrió el registro para una segunda votación en la plenaria de la corporación, congresistas de los partidos Liberal, Conservador, Cambio Radical y la U abandonaron el recinto y convocaron a una rueda de prensa para anunciar lo que consideraron como una buena noticia para la agenda legislativa: ante el estancamiento de la discusión sobre las objeciones, dejarían que no hubiese una decisión en Senado, por falta de mayorías, para que sea la Corte Constitucional la que decida al respecto.  

"La decisión que se ha tomado es la de respaldar la votación que ya se presentó. Pedimos que sea la Corte Constitucional la que tome la decisión sobre si se cumplió o no con las mayorías que exige la ley. Para no seguir con esta polarización, que sea la Corte la que defina si estamos con ese quorum para entender que se rechazaron las objeciones", explicó el senador Germán Varón, de Cambio Radical. 

Le puede interesar: La tesis de Guillermo Rivera, exministro del Interior, sobre por qué las objeciones ya fueron rechazadas

En ese mismo sentido, Varón anotó que ya había unos efectos "nefastos" por la demora en la discusión sobre las objeciones: "El día de hoy tres de los proyectos de acto legislativo de mayor importancia, como la reforma a la justicia, la política y el que trata de la no conexidad de los delitos sexuales y el narcotráfico con el delito político, casi que está hundidos por términos. Resulta absurdo que, por cuenta de esta discusión, se vayan a truncar. No hay lógica". 

Por su parte, el senador Efraín Cepeda, del Partido Conservador, aclaró que cada partido mantiene sus diferentes posiciones, teniendo en cuenta que los azules votaron a favor de las objeciones presidenciales. "Solicitamos que este asunto se envíe de inmediato a la Corte Constitucional", señaló. 

Luego de que no hubiese decisión respecto a las objeciones, las voces de la oposición y de varios de los partidos que no apoyaron los reparos era de victoria. Congresistas como Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, y Jorge Robledo, del Polo Democrático, celebraron que la discusión llegara a la Corte Constitucional. Sobre este asunto, la senadora Angélica Lozano, de los verdes, explicó: “Celebramos esta decisión que se ha tomado en derecho. Nos retiramos cuando se abrió una segunda votación porque consideramos, y dejamos constancia, de que es ilegal y que una segunda votación sólo se hace cuando hay un empate”.

Lea también: "No negocio ni me dejo presionar": senadora Maritza Martínez explica por qué se salió de la plenaria

En contraste, desde el Centro Democrático se señalaba que había muchas mentiras en el ambiente. El senador José Obdulio Gaviria, del uribismo, afirmó que era claro que las objeciones no habían sido rechazadas y, en consecuencia, “los artículos objetados no entrarán a la vida política del país”.

A su turno, la senadora Paola Holguín, también del Centro Democrático, le pidió al secretario del Senado que diera claridad sobre las mayorías absolutas que determina la ley en cuanto a las leyes estatutarias, insistiendo en que para aprobar las objeciones se necesitaban 48 votos y no 47 y que, a su juicio, los reparos presidenciales no habían sido negados.

El Gobierno, desde la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, también defendió la tesis de que no se lograron los votos necesarios para negar las objeciones. “Se salvó la extradición. Definitivamente se les ha cerrado la puerta a los narcotraficantes en la JEP y considero que ha sido importante porque no se consiguieron las mayorías para hundir las objeciones”, explicó Gutiérrez.

“Confiamos en la Corte Constitucional. Recuerden que nuestra principal base de Gobierno es la legalidad y confiamos en la decisión que tome la Corte. Estamos seguros de que hará un balance de lo que ha pasado. No hubo mayorías para hundirlas y por eso el Gobierno queda tranquilo, porque se ha cerrado la posibilidad para que los narcotraficantes entren a la JEP”, concluyó Gutiérrez.