"Sin perdón no hay reconciliación": hijo de diputado del Valle asesinado

Durante 15 días John Jairo Hoyos García recorrió a pie los cerca de 480 kilómetros que separan Cali de Bogotá. Lo hizo con la convicción de que en medio de la incertidumbre que vive el país por lo que pasará con el Acuerdo Final de Paz, suscrito entre el Gobierno y las Farc, su historia y su voz pueden dar un mensaje contundente.

Quince días duró la caminata desde Cali a Bogotá. / Diego Jiménez
Quince días duró la caminata desde Cali a Bogotá. / Diego Jiménez

John Jairo es hijo de Jairo Javier Hoyos Salcedo, uno de los 11 diputados del Valle que en 2002 fueron secuestrados y posteriormente asesinados en cautiverio por la guerrilla. Conoce de primera mano los horrores del conflicto armado y sabe también lo difícil que es para las víctimas hallar sosiego cuando el dolor por la pérdida de un ser querido sigue latente. Por eso es consciente de que el momento que vive el país es histórico, pues plantea la oportunidad única de dejar atrás más de 52 años de guerra y evitar que casos como el suyo se repitan en el país.

“Las víctimas conocemos lo que cuesta la guerra, hemos pagado el precio con la vida de nuestros padres, hermanos e hijos. Sabemos que el costo de la guerra es invaluable y por eso marchamos para que nadie tenga que pasar por lo que nosotros pasamos”, asegura Hoyos, quien llegó ayer a Bogotá.

A la caminata, que comenzó el 10 de octubre, se unieron con el paso de los días por lo menos 30 personas más que comparten con él su causa. La misma que en las últimas tres semanas ha llevado a miles de colombianos a manifestarse en diferentes calles del país: la urgencia de un acuerdo para dar fin al conflicto con las Farc.

“Para que haya paz se requiere un acuerdo urgente, por eso pedimos a todos los actores, promotores del No, Gobierno Nacional y Farc un acuerdo definitivo ya que permita el desarme de la guerrilla y la finalización del conflicto. Eso es lo que le queremos pedir al presidente, que cumpla su palabra de firmar el acuerdo definitivo este año y que ese acuerdo gire en torno a las víctimas”, agrega Hoyos.

El mensaje será el eje del Encuentro Nacional de Víctimas, que se realizará este miércoles en la Plaza de Bolívar de Bogotá y en el que Hoyos espera se dé un acto profundo de reconciliación. Por eso pidió públicamente al máximo jefe de las Farc, Timoléon Jiménez, que aproveche ese espacio para pedir perdón a las víctimas por el daño causado.

“Yo me reuní en La Habana con las Farc y los familiares de los otros diputados asesinados. Mi experiencia en ese encuentro -después de 14 años de odio y deseo de venganza acumulados- me dejó como lección que el proceso de perdón es necesario para la reconciliación. Por eso le solicité a Timochenko que se hiciera presente en la Plaza de Bolívar, debe quedar clara la voluntad de paz de las Farc”, insiste.

De la intensa caminata de dos semanas John Jairo sacó dos conclusiones claras: primera, que independientemente de cuál haya sido el resultado en las urnas del plebiscito para refrendar el Acuerdo Final la gente en Colombia quiere la paz, como se lo hicieron saber a lo largo del recorrido; y segunda, que el drama de los secuestrados no puede volver a repetirse nunca en el país. “Marchamos en honor a ellos. Tenemos llagas y nosotros caminamos sobre pavimento. Imagínese entonces cómo caminaba mi padre, cómo caminan todos los secuestrados del país, en medio de la selva, durante días enteros a marcha forzada, bajo amenazas”, concluye.

Temas relacionados